Comida boliviana en la feria del Parque Central de Neuquén

Doña Bertha es uno de los puestos más antiguos. Comandado por Mabel y familia, elaboran muchos platos del recetario boliviano que atrae a coterráneos y extranjeros y mantienen la llama encendida de la identidad gastronómica del país andino.

Embed

Por @nicovisne

La feria de verduras del Parque Central nació a partir de un emergente como fue la feria del trueque de Vuelta De Obligado en Neuquén. Como una réplica de las que fueron sucediendo a lo largo y ancho del país a partir de la explosión social que fue 2001, la de Neuquén capital se caracterizó por concentrar entre varios rubros la venta de frutas y verduras a lo largo del tiempo. Luego de mudarse al corazón del parque más emblemático de la ciudad, logró relacionar a varias nacionalidades trabajando en un mismo lugar. Se inauguró por un lado la venta en los puestos y por el otro, en la zona del playón del gimnasio del parque central se asentó el patio de comidas. Un reducto que abarca la mancha caliente de asfalto que está separado de la feria por una callecita y que monta carpas, food trucks y mesas con despacho de morfi todos los sábados a la mañana.

Te puede interesar...

En esa zona de comidas, uno puede darse una vuelta por el cancionero popular argentino que va desde choripanes, hamburguesas y papas fritas, hasta empanadas (algunas muy buenas) panchos y lomos. Sacando todo lo que ya conocemos y que es característico de Argentina, se pueden encontrar diferentes comidas características de Latinoamérica. Algunos puestos gastronómicos venezolanos, algún peruano y un par de bolivianos.

Es en Bolivia donde quiero reparar y detenerme en "Doña Bertha" una tienda con una mesa en forma de ele donde uno puede sentarse a comer platos típicos del hermano país andino bajo las lonas que forman un comedor muy acogedor..

Quien comanda todo es Mabel, hija de Doña Bertha: "Enciendo las hornallas a las tres de la mañana, preparo el Chuño (papa deshidratada característica de la comida boliviana), la carne del falso conejo, arroz, maní molido, y varias cosas más que me llevan un par de horas. Luego venimos, montamos el puesto y cocinamos. La idea del puesto la arrancó mi madre en la feria de Vuelta de Obligado hace 17 años con una mesita cocinando para los compatriotas, luego se hizo famosa y decidió montar este puesto”, contó Mabel a El Comedor mientras cocina para los comensales que están llegando.

El precio de los platos varia entre las sopas 160$ y los guisos en $250. Los productos que no se consiguen en la zona los traen del barrio de Liniers en Buenos Aires: "Es cómo tener a Bolivia cerca, ahí se consigue todo".

Falso conejo

Uno de los platos típicos de la cocina boliviana es el falso conejo. Su nombre lo dice y la carne que lleva es de vaca: “quienes no conocen este plato piensan que es conejo. Esta hecho con una lonja de carne de ternera, sobre un plato de arroz. lleva chuño que es una papa deshidratada característica de la cocina de Bolivia, maní cebolla y verdeo, ademas de tomate. Es un plato rico y fuerte en calorías, la carne se marina en maíz para darle un sabor diferente” Cuenta Mabel.

Doña Bertha es la madre de Mabel, oriunda de Cochabamba. Es el alma máter de todo. Protagonista absoluta de la comida boliviana en Neuquén fue quien le enseño a su hija todos los secretos de esa cocina.

Los puestos de Bolivia son varios y en algunos se puede comer con paisanos sentados en mesas. La comida de Bolivia es una de las más ricas del continente.

Los vecinos vienen de todos lados. Ya no hay tanto prejuicio como antes. El pueblo boliviano que vive por la zona se acerca desde siempre. En el puesto de Doña Bertha se respetan las recetas y ofrecen varios platos típicos como Anticucho, sopa de maní, ají de fideos, pique macho y picante de gallina entre otros.

LEÉ MÁS

Las tres mejores hamburguesas de Neuquén

Cuáles son las mejores empanadas de Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído