Con acento francés, el ballotage tiene su impronta argentina

El término para designar la segunda vuelta fue acuñado por el sobrino de Napoleón Bonaparte.

Ballotage, tal su origen francés, o balotaje, según la castellanización de la Real Academia Española, es el término utilizado para designar la segunda vuelta electoral, instaurado en 1852 con el Segundo Imperio de Napoleón III, sobrino de Napoleón Bonaparte.

"Ballottage" proviene del verbo "ballotter", que significa votar con bolillas. Consiste en llegar al cargo público que corresponda obteniendo más de la mitad de los votos emitidos.

Cada país utiliza la segunda vuelta según lo establece su constitución o la ley que la regula. En América hay 14 países que tienen este sistema electoral.

En la Argentina, con el Pacto de Olivos de 1994, firmado entre Alfonsín y Menem, que permitió la reforma constitucional, se eliminó el Colegio Electoral para implementarse la elección directa para todos los cargos, y se le otorgó rango constitucional al sistema de doble vuelta. Pero es un ballotage "a la argentina" ya que los artículos 97 y 98 de la Constitución prevén su realización en dos situaciones: cuando ninguno de los candidatos alcanza el 45% de los votos o si ninguno supera el 40 por ciento con una diferencia de más del 10 por ciento respecto del que le sigue en número de sufragios, lejos del inventado por Napoleón III. La Constitución de 1994 rigió las elecciones de 1995, 1999, 2003, 2007 y 2011. De estos comicios, el único que arrojó ballotage fue el de 2003, cuando Menem obtuvo el 24,45% y Kirchner logró el 22,24%. En este caso hubiera correspondido realizar una segunda vuelta, pero la renuncia de Menem consagró presidente a Kirchner.

Igual que las nuevas
Sirven las boletas del 25 de octubre

Las boletas que los votantes depositen en las urnas podrán tener la fecha del ballotage (22 de noviembre) o la de la primera vuelta electoral (25 de octubre) y servirán indistintamente. Así lo dejó establecido la Justicia Electoral por entender que, en ambos casos, servirán para expresar de manera inequívoca la "voluntad política" del votante. La prevención sirve para el caso de los votantes que lleven desde su domicilio la boleta que van a depositar en la urna, provista por las respectivas estructuras políticas de su barrio con remanentes de la primera vuelta. Los dos comandos de campaña imprimieron para esta segunda vuelta nuevas boletas "cortas".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído