Crimen de toma El Malón: "A mí me destruyó la vida"

Lo afirmó la viuda de Carlos Gatica, asesinado por Sebastián Torres.

Carolina Diocare

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén. “Nos costó un montón tener una hija y ahora que la tenemos, nos cortaron la ilusión de verla crecer juntos. A mí me hicieron mierda”, sentenció Verónica a LM Neuquén, a ocho meses del homicidio de su pareja, Carlos Gatica. Se trata del joven de 25 años asesinado de un tiro en la cabeza en la toma El Malón, en Centenario.

“Lo único que quiero es que se haga justicia, que no quede todo en la nada. No mataron a un perro”, afirmó la mujer, tras indicar que está disconforme con la pena de 8 años y 6 meses para Sebastián Torres, el joven albañil condenado por el homicidio.

Te puede interesar...

“Estoy sola. Me vine a vivir con mi mamá a Puerto Deseado (Santa Cruz) y acá armé un grupo de chicas que limpiamos patios porque somos mamás solteras”, reveló Verónica sobre la compleja situación en la que se encuentra actualmente para mantener a su beba de apenas 11 meses.

La mudanza a otra provincia no fue casual, recalcó, sino que se vio motivada por el incendio intencional en su casa y por las amenazas que recibió. “Me fui de Centenario porque me quemaron mi casa, me dejaron sin nada”, apuntó.

Verónica recuerda que dos meses después del crimen, dos jóvenes tiraron una bomba molotov en su casa, la cual logró apagar con un tambor lleno de agua que solían tener por la falta del servicio.

Verónica

“Después, ese día me fui a dormir a lo de mi cuñada porque hacía frío y no tenía leña”, señaló la mujer, e indicó que fue su vecina quien la llamó desesperada preguntando si estaba dentro de la casilla, porque se estaba incendiando.

En cuanto a las amenazas, relató: “Me amenazan por facebook truchos, me mandan mensajes y después me bloquean. Me decían que no vaya a declarar porque, si no, no iba a salir de ahí”.

“Mi hija tenía 3 meses y 12 días cuando se murió mi marido. Ahora va a cumplir un año y yo estoy sola”, explicó la mujer, quien detalló que está medicada y con tratamiento psicológico. “Trato de salir y no estar encerrada porque hay momentos en que me vuelvo loca, no lo soporto”, subrayó.

“Tengo miedo, ya perdí todo. Lo material no me interesa, pero me rompieron mi familia, mi hogar. No era mucho lo que nosotros teníamos porque con sacrificio lo estábamos construyendo”, afirmó Verónica.

“Mi hija tiene una foto de mi marido y todos los días lo saluda, le da besos de buenas noches. Para mí es muy duro. Él (por Torres) va a poder recibir una visita de su hijo, lo van a ver; mi hija no va a conocer a su papá, no es justo”, concluyó.

Carlos Gatica (asesinado) con su hija

La mujer recordó el día del hecho

“A Torres no lo conozco, nunca lo vi. A quien sí conocí esa noche fue a su hermano, que estuvo en mi casa y vino con el chico al que mi marido salió a defender”, explicó Verónica sobre el 26 de agosto de 2018, cuando ocurrió el hecho. “Se dijeron un montón de mentiras (durante el juicio). Es mentira que mi marido tenía un arma, tampoco salió a comprar”, indicó. También detalló que, esa noche, el hermano de Torres y un chico con retraso madurativo salieron a comprar, y ella con su marido estaban afuera de su casa fumando un cigarrillo. “De repente, se escucharon gritos y le dije (a su marido Gatica) que me parecía que era el chico con retraso.

Seguimos charlando hasta que bajó a la calle, se asomó y lo vio, llamó a un amigo y le dijo que le estaban pegando”, recordó. “Le dije que no vaya y él me dijo que sí, que no daba que le pegaran porque ese chico no se sabe defender. Le dije que vaya y vuelva enseguida”, afirmó Verónica, y señaló que su esposo le dijo “llego enseguida, gorda, no te enojes”, pero no volvió más.

LEÉ MÁS

Crimen en toma El Malón: condenaron al único acusado

Crimen de toma El Malón: condenan a Torres a ocho años

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído