De cuidar los 3 palos a custodio de los arqueros

Facu Ávila y la pasión por un puesto que ahora lo convierte en formador. Antes de la pandemia, comenzó a trabajar en el Albinegro.

Oscar méndez - mendezo@lmneuquen.com.ar

El silencio y perfil bajo siempre fueron una manera de ser y actuar para Facundo Ávila. Así transitó su tiempo como arquero profesional y de la misma manera comenzó a forjar su futuro personal cuando decidió decir basta.

Te puede interesar...

El oriundo de la provincia de Chubut llegó al Alto Valle en condición de jugador libre, después de haber pasado buenos años de formación futbolística en Chacarita Juniors.

Domingo Perilli, por entonces DT del plantel superior albinegro, lo vio en una prueba de jugadores libres desarrollada en el predio y aquí se quedó para siempre.

Curiosamente, el mismo Mingo pensó en él, ya como coordinador de Cipo, antes del parate forzado por la pandemia, cuando el también ex 1 de Independiente de Neuquén había acumulado experiencia en la formación de nuevos chicos para el puesto.

Facundo-Avila-entrenador-de-arqueros-3.jpg

“Terminé el profesorado de educación física. Desde mi época como jugador siempre tuve ese gusto por la docencia, con los chicos de inferiores. Me volqué por ahí y noté que en mi puesto hay pocas alternativas”, explicó Facu, que se mantuvo en el Rojo neuquino junto al cuerpo técnico.

Su vínculo con los capitalinos caducará al finalizar el actual Federal Amateur, pero la idea es sumarse de lleno al trabajo con los cuidapalos del Federal A en Cipo. “Alcancé a trabajar la semana previa al último partido oficial y viajé a Viedma con el plantel para el último partido. Fue una sensación muy linda volver a casa”, reconoció.

Visita de lujo

Ávila se encuentra haciendo a distancia el curso de entrenador de arqueros que propone ATFA (Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino), pero además capitalizó al máximo los “amigos” que le fue dejando el mundo de la pelota.

Alberto Montes, actual entrenador de arqueros de River Plate en el grupo de trabajo del Muñeco Marcelo Gallardo, fue entrenador suyo en Chaca. Los lazos humanos se mantuvieron siempre y hace poco se dio la posibilidad de viajar a Buenos Aires para aprender. “Me abrió las puertas y estuve varios días viendo entrenar a los arqueros del plantel superior. Aprendiendo y sumando muchas cosas. Gracias al camino que uno ha recorrido en todo esto, quedan cosas invalorables que quiero aprovechar y disfrutar al máximo”, reconoció.

Rodrigo Llinás, que en la actualidad coordina el trabajo de arqueros en Unión de Santa Fe, es otro de los nombres que le ha abierto las puertas del predio Tatenque para seguir con contacto con la elite. “Son experiencias muy enriquecedoras que nos sirven para tomar conciencia del lugar en que estamos parados. En el máximo nivel, el arquero trabaja todos los días de manera específica, en todas las categorías”, explicó.

Facundo-Avila-entrenador-de-arqueros-2.jpg

Para cuando todo esto haya pasado, en sus proyectos también está la chance firme de afianzar su escuela de arqueros en un predio fijo, dejando de lado las citas en espacios verdes para los que desean aprender del puesto.

“Es mi proyecto personal al que vengo apostando muy fuerte. Soy una agradecido a Independiente y ahora a Cipo, sus dirigentes y cuerpos técnicos, que comenzaron a valorar todo el trabajo. Ojalá cada vez sean más los que asuman la idea de lo importante que es para los chicos”, aseguró el profe.

LEÉ MÁS

Así se entrenan las promesas locales de los clubes grandes de AFA

La pareja de campeones neuquinos que la luchan solos en Grecia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído