El clima en Neuquén

icon
Temp
100% Hum
La Mañana Demichelis

¿Hubo piñas entre Martín Demichelis y Esequiel Barco en el entretiempo de River en Tucumán?

El técnico del Millo salió del vestuario con una marca en el rostro que no se había visto durante el partido.

Lo ocurrido con Demichelis y Barco en el empate de River en Tucumán no es algo de todos los días. El Millo igualó sin goles por la fecha 5 de la Copa de la Liga y sigue siendo puntero de la zona A, pero todo lo estadístico quedó como anécdota olvidable cuando el jugador desautorizó al entrenador y erró dos penales en cuestión de apenas unos minutos.

El partido fue adverso para River en la mayor parte del mismo, porque Atlético fue superior y le generó muchas situaciones de gol. Entre Armani y la mala definición de los rivales, la visita zafó y del otro lado tuvo las suyas. La más clara fue con el penal cometido sobre Facundo Colidio, ejecución que Barco le arrebató a Borja, generando primero el evidente enojo del colombiano.

José Devecchi le atajó el remate a Esequiel en primera instancia, pero el juez Nazareno Arasa indicó repetir el disparo por invasión de un defensor y allí se dio el conflicto más grave. Demichelis indicó claramente que Borja se hiciera cargo del disparo, pero el volante ofensivo se encaprichó y volvió a tomar la pelota, esta vez ante la posición pasiva del delantero cafetero, que se corrió para que pateara su compañero.

Demichelis vio el resto del primer tiempo de pie y en silencio, sin emitir sonido. Lo único que hizo fue mandar a calentar a Franco Mastantuono, el pibe de 16 años que es reemplazante natural de Barco.

Apenas terminó la etapa inicial, el DT de River fue el primero en meterse rápidamente al vestuario, visiblemente enojado. Para el segundo tiempo, Mastantuono entró por Barco, que acompañó a sus colegas en el banco de suplentes.

Después del partido, Demichelis declaró que "Esequiel no es egocéntrico ni un chico que piense solo en él. Cuando erró Esequiel sí participé en pedir que patee Miguel, no se dio y el desenlace es ya conocido".

"Ya pidió disculpas. Es un gran chico. Y lo necesitamos bien. No estaba al 100% emocionalmente para seguir. De todo se aprende y seguramente se lleve una gran experiencia", explicó Demichelis.

Sin embargo, una herida en el rostro del entrenador generó dudas sobre una supuesta agarrada en el vestuario. El DT de River dijo que la marca en su pómulo derecho "es un hongo", pero lo particular es que es una herida que no tenía en el primer tiempo.

demichelis no hongo 2.jpg

Por su parte, Barco también tenía los ojos hinchados cuando fue al banco para ver el segundo tiempo, pero se presumía que tenía que ver con la tristeza del momento. No fueron pocos los que en redes sociales especularon con una supuesta pelea.

Embed

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario