El clima en Neuquén

icon
11° Temp
93% Hum
La Mañana Boca

Llegó a Boca para reemplazar a Juan Román Riquelme, fue campeón de la Copa Libertadores y ahora es empresario del campo

El volante ofensivo surgió en Rosario Central y mostró su talento bajo el mando de Oscar Tabárez y Carlos Bianchi. Le va muy bien en el rubro agrícola.

Boca ha tenido muchos jugadores que ganaron cosas importantes y muchas veces quedan en el olvido. Los dos primeros ciclos de Carlos Bianchi fueron gloriosos, con tres Libertadores y dos intercontinentales ganadas en cuatro años, sumados a los cuatro títulos locales entre 1998 y 2003. Justamente en la segunda etapa del DT al frente del club de la Ribera, contó con un volante creativo que le rindió mucho y tuvo la difícil misión de reemplazar a Juan Román Riquelme.

La vida tiene caminos misteriosos e inesperados. En el fútbol hay historias que así lo demuestran y la de Ezequiel González es una de ellas. Por estos tiempos está completamente alejado del deporte, tanto por su trabajo como empresario como por su aspecto físico.

El "Equi" llegó al Xeneize a mediados del 2002 cuando Juan Román Riquelme fue vendido a Barcelona y al equipo lo dirigía Oscar Washington Tabárez. El volante creativo había mostrado gran nivel en Rosario Central, en el equipo del "Patón" Edgardo Bauza que llegó a semifinales de la Libertadores 2001. Después tuvo un breve paso por Fiorentina, donde jugó 25 partidos en un año, y allí lo contrató Boca.

equi gonzalez boca.jpg

González jugó 13 partidos en el Apertura 2002, en un buen equipo del Xeneize que perdió el torneo mano a mano con el Independiente del "Tolo" Gallego. Ya en 2003, con el regreso de Bianchi, también tuvo un rol clave en el equipo que ganó holgadamente la Libertadores 2003. Las goleadas en semifinales y final contra América de Cali y Santos en la final fueron de las más amplias en la historia de la competencia.

Con la "10" en la espalda, el Equi arrancó esa Copa como titular y marcó, nada menos, que el primer gol de la campaña, en el 2-0 sobre Independiente Medellín en La Bombonera.

Embed

Al partido siguiente volvió a ser titular y salió reemplazado a los 72' en el triunfo 2-1 sobre Colo Colo en Chile, y su participación activa se mantuvo hasta que fue expulsado en la victoria 2-1 sobre Barcelona de Ecuador en La Bombonera.

Además de perder el puesto como titular, también fue perdiendo protagonismo y no pudo jugar en el equipo del torneo local por una lesión. Apenas fue convocado en los cruces de eliminación de la Copa pero nunca ingresó, ya que Bianchi eligió a Cagna, Cascini, Battaglia y Donnet para ser volantes y arriba alternaban Delgado, Barros Schelotto y Tevez.

Tras levantar la Copa, regresó a Central para el Apertura 2003 y después emigró a Grecia, donde tuvo un muy buen desempeño en el Panathinaikos durante casi cinco años. En la 2008-2009 tuvo su tercer y último ciclo en Central, con muchos minutos en un equipo que se salvó del descenso jugando la promoción contra Belgrano de Córdoba.

El paso fugaz de seis partidos por Fluminense de Brasil fue la previa a un retiro del fútbol con mucho protagonismo en Liga de Quito de Ecuador, donde fue dirigido por un DT que ya lo había tenido y con el que ya había brillado en Central como Bauza.

El retiro del fútbol y de la vida pública

La buena cosecha como jugador profesional le permitió invertir en el rubro agrícola y se desempeña como empresario del campo. "Todo lo que hice mientras fui jugando al fútbol fue comprar campos. Todos los ahorros que tenía los utilicé en eso. Hacíamos agricultura, después fui comprando otros campos de distintas calidades de suelo. Tengo montes de forestación, ganadería y, en lo que es core de la empresa, tenemos granjas de cerdo tecnificadas. Después, nos seguimos diversificando y tenemos frigoríficos de cerdos. Hacemos chorizos, embutidos. Estamos desarrollando la marca", relató en 2022 La Nación.

Lejos de los flashes de otros tiempos, Ezequiel no suele aparecer en los medios, en contraste a lo que le ocurría en su época como futbolista.

En una entrevista que dio en 2021 con Alejandro Fantino en ESPN, Ezequiel González contó que tras el retiro del fútbol "Me desconecté totalmente; subí 20 kilos y no me gusta aparecer mucho. En algún momento es como que me había generado algún mambo que me conozcan, que me miren, y hoy me siento feliz".

En el mismo sentido confesó que "a veces me paran y me piden una foto o un autógrafo y me da vergüenza; la verdad que a veces ni me acuerdo que fui jugador de fútbol".

Embed

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario