El nuevo proyecto de Santiago Del Moro que puede desatar otra polémica con Julián Weich

Para celebrar sus 30 años, Telefe reflotará un clásico envío de la mano del conductor.

Conformes con el resultado de lo que se llamó "el pase del año", las autoridades de Telefe ya están pensando en un nuevo proyecto para que Santiago del Moro replique el rating que logró tener como conductor de ¿Quién quiere ser millonario? y siga siendo una de las principales figuras de la señal.

"El año que viene se celebran los 30 años de Telefe, y el canal estaba buscando un fomato clásico para reeditar. Por eso volvió a comprar los derechos de Trato Hecho", anunció Marina Calabró en Lanata sin Filtro, en alusión al programa lo condujo Julián Weich, en la misma pantalla, entre 2003 y 2006.

Te puede interesar...

"La idea es que ¿Quién Quiere ser Millonario? siga en tira diaria hasta los primeros días de enero, y durante el verano pasarlo a los domingos a la noche. Luego, en la temporada alta de la tevé, levantarían el programa para que Santiago haga los primeros seis meses del año Trato Hecho. En la segunda mitad del año volvería ¿Quién Quiere ser Millonario?", precisó Calabró.

Tal como sucedió a lo largo de este 2019 con el ciclo de preguntas y respuestas que apela a la espectacularización de historias dramáticas, es probable que Julián Weich vuelva a alzar su voz para marcar sus diferencias en relación a las nuevas versiones de los ciclos que él popularizó.

Julián Weich: "No me gusta el casting de Quién quiere ser millonario"

Sin ir más lejos, en mayo el conductor, que es Embajador de Buena Voluntad de Unicef, sostuvo que ¿Quién quiere ser millonario? le da vergüenza ajena.

“Soy muy crítico de la tele porque conozco la tele, fijate lo que pasa con ¿Quién quiere ser millonario?: eligen participantes, con historias que me parece que no hacen falta. Me parece que todo tiene que ver con la búsqueda del rating, no lo digo mal, porque todos queremos tener rating. El tema es la manera en que lo buscan, la manera más barata, más rápida, más inmediata, a mí me pasa que todavía sigo sintiendo vergüenza ajena por las cosas", señaló en una entrevista radial con La Once Diez.

Meses después volvió a cuestionar al envío, del que él estuvo a cargo en 2001 por la pantalla de El Trece. "No me gusta ese casting amarillento. No es porque las causas sean malas, pero no entiendo el cruce. Si yo dijera ‘tengo cáncer’, voy al programa y me curo, genial. Pero si tenés cáncer y vas al programa, te solucionan la mitad. Es jugar con la posibilidad de que te cumplan un sueño a la mitad. Eso es lo que no me termina de cerrar: mezclar la historia de vida con ese tipo de formato", planteó.

Aunque Weich aclaró que "nunca" habló mal de Santiago Del Moro, luego disparó: "A veces, la experiencia no mide y uno no tiene comprado el lugar. Un chico joven puede hacer más rating que yo porque se anima a otras cosas, por el estilo, otro lenguaje o porque es lo que el mercado manda, y contra el mercado no se puede hacer nada".

Habrá qué cómo se dará el regreso de Trato Hecho y cuál será la lectura de Weich en relación a la nueva edición.

Trato Hecho del 20 de Julio de 2003 (parte 1)

La mecánica del envío, cuando él era el maestro de ceremonias, era la siguiente: En la primera fase se dividía al público en 2 sectores. Se realizaban preguntas de conocimientos varios y el sector que obtenía el mayor puntaje pasaba a la siguiente ronda.

Luego el sector ganador se dividía en 5 sectores de 25 personas cada uno. Se volvía a realizar una serie de preguntas para pasar a la siguiente trivia. Antes de que se hagan las preguntas, se incorporaba una persona elegida al azar entre los que habían quedado relegados. Después de realizada la tercera ronda de preguntas, los 2 puntajes más altos se enfrentaban en problemas matemáticos.

El último escollo era el juego de los maletines que representan diversas cantidades de dinero. Sin saber el montó que contenía cada maleta, el concursante escogía una y, a medida que iba avanzando en el juego, podía aceptar o no una oferta de la banca para irse con una de dinero. La otra opción, era seguir arriesgando con el objetivo de obtener el premio mayor.

LEÉ MÁS

Julián Weich criticó a Del Moro por ¿Quién quiere ser millonario?: siento vergüenza ajena

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído