El orgullo zapalino de ver al Huevo en Brasil: "Marcos nunca se olvidó de sus raíces"

Walter viajó desde Zapala con una docena de compañeros de fútbol a ver a la selección ante Catar e infla el pecho para hablar de su vecino: "El Huevo quiere al pueblo como nadie", dijo.

Por Lucas Gatti, desde Porto Alegre

El Huevo Acuña cumplió el domingo otros de sus sueños increíbles sobre un césped. Fue el primer neuquino en disputar la Copa América con la celeste y blanca en el pecho. Hasta Porto Alegre fueron a acompañarlos muchos neuquinos, a hacerle el aguante, a recorrer con él, desde las tribunas, esta nueva aventura, que todos desean que termine con un título que corte la sequía de 26 años sin coronas y que eleve aún más la imagen de ese pibe zapalino que llegó a la cima a fuerza de talento y sacrificio.

Te puede interesar...

En el estadio Arena do Gremio hubo ayer un grupo de 13 neuquinos que fueron hasta Brasil para ver a la selección, y alentar a su coterráneo. Entre ellos estaban Jorge, un arquitecto, y Walter, un médico zapalino que hincha el pecho cada vez que tiene que hablar del Huevo Acuña.

“Somos un equipo de futbol que juega un torneo amateur. Vinimos 13, desde el año pasado venimos juntando la plata y pagando los pasajes, organizando el viaje, estamos parando en Río de Janeiro y vinimos a seguir a la Selección en Porto Alegre”, cuenta Jorge en la puerta del estadio, minutos antes de que arranque el partido ante Catar que metió al equipo de Scaloni en cuartos de final y la mandó a jugar en Río, el plan perfecto para ellos. “Solo tengo entrada para este partido, pero si clasificamos segundos vamos a Río, donde hacemos base, y ahí podemos volver a ver a la Selección”, dijo. Y el deseo se le cumplió.

acuña marcos festejo gol.jpg

Igual que a Walter, que viajó desde Zapala para cumplir su sueño el de ver a la Selección por primera vez, el de ver a Acuña, el orgullo del pueblo, pisando la pelota, desbordando y asistiendo a Messi mientras hace historia para la provincia con la camiseta más linda de todas.

“Es un orgullo grande venir de Zapala, donde se formó e inició el Huevo. Dos amigos míos lo formaron, Gabriel y Claudio, desde los infantiles. Siento que estoy acá un poco en representación de toda la gente de Zapala. Lo queremos como lo realmente que es, más humilde que un cuarto de mortadela. El Huevo quiere al pueblo como nadie”, dice Walter sobre el volante del Sporting Lisboa que ayer hizo su debut en una Copa América, no desentonó y se ganó el pedido de muchos para que sea titular ante Venezuela el viernes.

Embed

“Marcos es un pibe muy humilde que no se olvidó de las raíces. Cuando fue a jugar y a vivir a Portugal mandó a once amigos suyos a que vayan a compartir unos días con él, con todo pago. Eso demuestra que no se olvidó de donde viene ni de los amigos. Lo mismo que hacemos nosotros, que somos un grupo de amigos que salimos a bancar a la Argentina donde podemos, donde nos dé, pero con todo el corazón y la expectativa de que vamos a seguir adelante”, señala entusiasmado de que la aventura no se corte.

“Pensamos volver con la Copa, la esperanza no se pierde jamás, queremos volvernos con esa satisfacción. Hice un sacrificio para venir, dejé por unos días a mis pacientes pero estoy en representación de todos ellos también”, aseguró.

“Es una pasión el futbol”, remata Jorge. Y remata: “Ya de grande la vivimos jugando torneos, vimos de poder venir a ver a la Selección, pedimos permiso a la familia y ellos saben que es nuestra pasión y nos acompañan. Todos sabemos lo que está pasando el país, todos hacen mucho sacrificio para poder venir y seguir sería una alegría grande para todos los neuquinos y para los aregntinos”.

LEÉ MÁS

Una Argentina sin brillo hizo la tarea y clasificó a cuartos de final ante Qatar

El neuquino Acuña tuvo un buen debut y hasta Scaloni lo elogió

Cumple años el fútbol: hoy soplan las velitas Messi y Riquelme

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Lo Más Leído