El clima en Neuquén

icon
25° Temp
65% Hum
La Mañana Córdoba

El particular reclamo a la RAE de uno de Les Luthiers para modificar la lengua

Marcos Mundstock, integrante del grupo Les Luthiers, realizó una presentación especial en el Congreso Internacional de la Lengua Española para hacer una serie de "reflexiones, reclamos y correcciones poco serias" a la Real Academia Española (RAE).

Marcos Mundstock, uno de los integrantes emblemáticos de Les Luthiers, participó del Congreso de la Lengua Española -que se realizó en Córdoba- con una breve y particular intervención en la que intentó recrear la matriz humorística del grupo a través de una exploración lúdica de la lengua.

El humorista participó de manera virtual con un mensaje grabado que se emitió en una gigantesca pantalla.

"Hola, buenos días, estimado público. Y me permito decir estimado público porque los organizadores estiman que hay en el recinto unas 800 personas", arrancó con su cavernoso registro vocal.

El mítico integrante de Les Luthiers encadenó un repertorio de ironías y juegos semánticos en reclamo a la Real Academia Española. "Mi primer reclamo ante la Academia tiene que ver con un conflicto familiar. Durante años he presumido ante mi hija de conocer algunos secretos del idioma adquiridos en ámbitos tan dispares como la salita de locutores de Radio Municipal, las redacciones de agencias de publicidad y en el contexto de Les Luthiers", leyó.

"Así le expliqué a Lucía que no se dice desapercibido sino inadvertido, que se debe decir 'delante de mí' y no 'delante mío', que las cosas se adecuan y no se adecúan, que no hay varias alternativas sino solo una alternativa con varias opciones, que algo 'podría ser' en lugar de 'pudiera ser', que no se dice 'te lo vuelvo a repetir' o que el que prevé lo que hace es prever y no preveer", prosiguió.

"Mi hija me acaba de plantear que verifique mejor cada uno de esos supuestos errores porque muchos de ellos ya han sido admitidos o aceptados como lenguaje coloquial o regional y la estoy haciendo quedar mal con sus amigos", remató Mundstock, ironizando sobre la manera en que la Real Academia Española termina asimilando las transformaciones de la lengua.

El humorista se dedicó después a la amplia gama de expresiones coloquiales que proponen unidades informales de medición del tiempo: "Propongo desde aquí una valoración más estricta de las unidades de tiempo del habla popular –planteó-. Ha que ordenarlas y codificarlas, asignarles a cada una un valor en comparación con las otras".

"Propongo que un 'en lo que canta un gallo' equivalga a 'dos santiamenes' y 'cuatro periquetes' y un 'me pareció un siglo' sea la 'cuarta parte de una eternidad –sugirió-. Pero si ya nos referimos a aquellas cosas de poca importancia, cuando alguien diga 'me importa un comino', más o menos querrá decir que le importa 'tres pepinos' o 'medio pimiento'", añadió.

Embed

Mundstock "propuso" incorporar "formas más directas" con expresiones como "'donde manda capitán no manda marinero" que ha pedido sustituir por el más explícito "donde manda capitán hay que ir", o que en vez de "una golondrina no hace verano" apelar a "expresiones más vulgares" como "una golondrina no hace un carajo, con perdón de Gustavo Adolfo Bécquer".

El humorista también hizo una petición tanto a la Real Academia Española como al Instituto Cervantes para controlar la proliferación de libros de autoayuda: "Les propongo aprobar el desarrollo de los libros de autoayuda de última generación: libros de autolectura que se leen solos, uno los compra, los deja en la biblioteca y se leen solos. Es lo que hacemos todos al fin y al cabo", bromeó.

Sobre el final, ironizó sobre su incursión en la escritura: "Un crítico dijo de mí que llamaba la atención 'su atrevida prosa'. '¿Pero cómo se atreve a escribir?', concluyó Mundstock.

LEÉ MÁS

Cambio de postura, amigues: ahora la RAE apoya el lenguaje inclusivo

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario