El penal insólito que empezó a definir la final de la Champions League

El partido más importante del calendario europeo, entre Tottenham y Liverpool, se rompió con una jugada difícil de explicar sucedida a los 21 segundos. Los Reds se consagraron por sexta vez a máximo nivel continental.

Moussa Sissoko fue una de las piezas clave a lo largo de la temporada para que Tottenham llegara a la final de la Champions League en la que cayó ante Liverpool por 2 a 0 en el Wanda Metropolitano de Madrid. El francés, de 29 años, es la llave del mediocampo, el primer pase para los defensores y el habilitador para los de arriba.

Cuando iban 21 segundos del partido, Mané encaró por la banda izquierda del ataque Red -como se conoce al Liverpool-, frenó y tiró un centro poco ortodoxo con su pierna derecha. En ese momento, Sissoko le indicaba a sus compañeros que siguieran la marca de su espalda con el brazo derecho totalmente estirado.

Te puede interesar...

La pelota, que acaba de salir del pie del senegalés, impactó en su axila y recorrió su extremidad superior. Penal. El árbitro Damir Skomina, sorprendido por tratarse de la primera decisión que tenía que tomar en partido, marcó el centro del área. No hubo protestas masivas, la presencia del VAR llevó certeza de que no había nada que revisar.

Mohamed Salah, la figura del Liverpool, antes de los dos minutos marcó desde los 12 pasos con un remate cruzado.

De esa manera apareció el primer grito de la final inglesa del torneo de clubes más importante del mundo. El belga Dirock Origi, a los 87 minutos, estableció cifras definitivas.

Acá, la jugada:

Embed

LEÉ MÁS

Desde Qatar, Camilo se ilusiona con el nuevo plantel de Gigantes

Lionel Messi: "No sé si llego al próximo Mundial"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído