El clima en Neuquén

icon
10° Temp
66% Hum
La Mañana Moria Casán

El terrible pasado de abusos que sufrió Moria Casán de su propio abuelo cuando tenía 9 años

La One contó los detalles de cómo fue víctima de reiterados episodios de abuso sexual cuando era niña y el trauma con sus padres que le generó.

Se llama Ana María Casanova, pero todos la conocen desde hace 50 años como Moria Casán. La One es una de las personalidades más populares y fuertes del mundo del espectáculo, pero en más de una entrevista contó un trauma que tuvo en la niñez, y que provino de un abuso intrafamiliar que nunca pudo olvidar.

Moria Casán era la única hija de Rosa Fraga, actriz y ama de casa, y de Juan Casanova, un oficial del ejército. Como su mamá la quería Moria Elizabeth y no la dejaron, la bautizaron Ana María. El tiempo le devolvería ese nombre deseado por su madre, quien murió sin conocer aquella historia de abuso que marcó la vida de su hija a los 9 años.

Moria Casán Bailando 2023.jpg
Moria Casán y una niñez atravesada por los abusos.

Moria Casán y una niñez atravesada por los abusos.

Ya a esa edad, Moria Casán contó que escuchó su primer acoso callejero, que en aquellos tiempos, mediados de la década del 50, se confundía con un piropo. La jurado del Bailando aminaba con su madre por Ciudadela y escuchó que unos camioneros le gritaban: “Señora, guárdela bien que la pasamos a buscar”.

El trauma de Moria Casán con sus padres

De niña, Moria Casán ya era transgresora. Tanto que hubo un escándalo en la escuela cuando se enteraron que, con solo ocho años, tenía su primer novio, un compañerito con el que se mandaban cartitas y se besaban en los recreos. La retaron, y le exigieron que terminara ese vínculo.

Moria Casán jurado.jpg

La One ahondó sobre la relación que tenía con sus padres y de los celos que sentía cuando los veía dormir juntos en su cama. "Yo dormía en un sillón en el living de mi casa para no dormir en el cuarto porque no quería que mi papá y mi madre durmieran juntos", contó Moria Casán. Y relató de dónde venía ese trauma.

"Supongo que debe venir del abuso que sentí. Yo sufrí un abuso de parte de un abuelo mío y fue el primer hombre que conocí, no a nivel penetración pero sí a nivel de ver un hombre y sus genitales. Entonces no quería que mi madre y mi padre estuvieran durmiendo porque se ve que había algo ahí", contó en su autobiografía MeMoria.

La jurado del Bailando y un abuso que duró tres años

A su vez, la vedette se explayó sobre esos episodios de abuso sexual: “No sé si era el horror porque yo sentía asco y placer, porque sentí cosas de placer. Pero no lo podía categorizar en el horror. Sentí que me había pasado algo que no era natural. Entonces, ¿qué digo? Si mi padre y mi madre van a dormir y sienten lo que yo sentí, yo quiero dormir en el medio. Como no me dejaban, dormía sola".

Moria Casán 1.jpg

“Ellos vinieron a vivir a casa. Es duro contarlo en una mesa, no lo quiero banalizar. Nunca tuve odio a las mujeres, ni hombres ni nada. Es algo que tenía que suceder, lo saqué de mi vida pero no lo llevo como mochila", comentó, desdramatizando el hecho, en la mesa de Mirtha Legrand.

“Mi abuelo abusaba de mí sin penetrarme. Lo hacía todas las tardes, mediante un juego bastante simple y efectivo: Yo me había acostumbrado mucho a esas citas, que eran de juegos, yo lo tocaba, él me tocaba a mí. Cuando empezó a hacerlo yo tenía 9 años, y creo recordar que la costumbre se extendió hasta que cumplí los 12”, describió Moria Casán sobre esos abusos.

El abuso sexual que nunca le contó a sus padres

“Fueron tres largos años, sí, de una rutina muda, sucia y erotizante que jamás llegó a ser sexo explícito. Porque tengo que admitir que yo lo vivía con una mezcla de placer y rechazo, esa paradoja interna que tenés que manejar, porque en cierta manera había un gusto y un rechazo. Además era una niña y me sorprendía que el primer hombre que me tocara fuera alguien que yo conocía, mi abuelo", explicó la jurado del Bailando.

Embed

"Jugábamos a las cartas y siempre a la hora de la siesta se daba esa situación. Se lo conté siempre a los periodistas, en notas, y creo que esperé a que mi madre se muriera. Ella nunca me dijo nada. Los demás familiares me importaban un bledo, pero nunca se lo dije a mi madre porque era una cosa mía", comentó la artista.

"Nunca se enteraron mis padres, tampoco se lo quise decir. Son cosas de uno, privadas. Yo sé que no está bien, y es un delito. Pero estoy contando algo particular mío. No se lo dije porque no quise. Fue una situación de abuso que la pude superar, o no, no sé… Nunca fui a un psicólogo, nunca me victimicé. ¿Por qué no me habría de pasar?”, se preguntó La One.

Moria Casán: sanación lejos del sufrimiento

"No sé si lo pude sanar, creo que sí. En cuanto a seguir y no instalarme en el sufrimiento, no lo sé. Pero en algunas conductas repetitivas que he tenido con cierta toxicidad espiritual, cuando uno repite algunas conductas que no son demasiado buenas para vos, tal vez es porque no pudiste sanar algo", contó Moria Casán.

La actriz contó que hace pocos años, un amigo le envió una foto de ella de niña, y cuando la vio, se largó a llorar. "Mi madre me sacaba muchas fotos, me llevaba a un estudio fotográfico. Era mi foto animada, y cuando la nena se dio vuelta y me miró, me largué a llorar, era como si me dijera: ahora es tu nueva vida, nadie te vulneró esta vida”.

Moria Casan a los 15 años.jpg

“Ese día dije, guau, es mi escudo, seguimos adelante. Pero no pasé solo eso, muchas cosas, que no vale la pena ni decir porque las he transitado con mucha hidalguía. Tal vez por eso tengo tanto respeto por el amor, y no le digo te amo a cualquiera”, cerró Moria Casán sobre cómo la marcó ese doloroso episodio en su niñez.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario