José López ahora está aislado y teme que lo asesinen

El ex funcionario K está vigilado. Tras declararse arrepentido, estuvo nervioso.

Buenos aires. Las horas de José López no son fáciles por estos días, sobre todo tras haberse declarado como arrepentido en la megacausa de corrupción K. El ex funcionario kirchnerista, cercano a Julio De Vido, se pudo calmar pero está alterado y teme por su vida en el penal.

López admitió ser uno de los recaudadores y su confesión fue pensada y meditada durante varios días que le generaron problemas para conciliar el sueño. “Ya recibió asistencia psicológica y psiquiátrica”, comentaron fuentes oficiales. López se encuentra encerrado solo y aislado del resto de los reclusos. No recibe visitas. Por primera vez después de dos años, José López no pasó la noche en el pabellón 6 del penal de Ezeiza donde estaba originalmente detenido. Allí tenía una celda individual, pero también contaba con espacios en común y tareas que compartía con otros presos que integran el IRIC, el programa para presos por corrupción.

Ahora, a raíz de su declaración más reciente, López está aislado en un centro de detención que ya no es el penitenciario federal de Ezeiza. “No está en un domicilio particular ni en una vivienda como se creía al principio, sino que es un centro de detención diferente al que se encontraba hasta hace pocos días”, informaron fuentes oficiales. La idea de aislarlo se debe a su propio pedido de dejar el penal tras convertirse en un imputado colaborador. “Tenía mucho miedo, estaba preocupado por su integridad física y la de su familia”, contó una fuente con acceso a la causa.

López fue señalado por empresarios de la construcción como uno de los responsables de exigirles a las compañías entre el 10% y el 20% del monto total de los contratos adjudicados, se quebró y aportó una de las confesiones más relevantes para la causa se los cuadernos de la corrupción. Se transformó en el primer ex funcionario de primera línea que se convirtió en imputado colaborador en la causa de los cuadernos de la corrupción. Pero además, integra al programa de testigos e imputados protegidos del Ministerio de Justicia.

A partir de ahora contará con custodia especial en el marco de este programa y, por medidas de seguridad, su paradero se mantendrá bajo absoluta reserva. Los Lobos es el grupo especializado que tiene a cargo el resguardo de López. Es parte del servicio penitenciario federal y del Grupo Especial de Intervención (GEI), que se prepara para este tipo de tareas.

Su familia no quiere protecciónTodavía resta que el juez Claudio Bonadio homologue el acuerdo que firmó con la fiscalía, sólo así se convertirá en el próximo imputado colaborador. Ahora como arrepentido se le ofreció a la familia de López que también ingrese al programa de testigos e imputados protegidos, sin embargo, decidieron rechazarlo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído