La atacó un pitbull cuando menos lo esperaba y murió

La mujer pereció con el cuello desgarrado. El perro era de su hijo.

Tucumán
Una mujer de 67 años murió tras ser atacada por el perro de su hijo, de raza pitbull, en el paraje rural Huasa Pampa, en el departamento Monteros de Tucumán.

La mujer, identificada como María Juliana Manzur, falleció el lunes a la mañana luego de ser violentamente atacada por el pitbull.

El trágico hecho tuvo lugar a las 7:30 en el paraje rural Huasa Pampa, sobre el kilómetro 6 de la Ruta Provincial 326.

María había salido hasta un cañaveral ubicado al frente de su casa a recoger unas cañas huecas para encender fuego cuando fue atacada por el animal, llamado Terry, informó al diario La Gaceta de Tucumán el comisario Demetrio Marcial, jefe de la comisaría de León Rougés, que intervino en el caso.

"A las 7:30, la hija de la señora, Ana Julia Santillán, escuchó un grito de su madre y cuando salió vio que el perro la había mordido en un brazo y no la soltaba. Le pegó con un palo en la cabeza al animal y logró que la soltara, pero el perro volvió a embestir a la mujer, le produjo lesiones en el rostro y la mordió con fuerza en el cuello, lo que le provocó la muerte. Las imágenes eran desgarradoras", relató el uniformado.

Según el comisario, la hija de la víctima le pidió auxilio a su hermano, Pedro Santillán, quien vive en una casa contigua y es el propietario del perro, pero este no llegó a tiempo para salvar a su madre.

Cuando el personal de la comisaría de León Rougés llegó al lugar del ataque, la señora estaba muerta, con el cuello y el rostro destrozados por el feroz ataque.

Con la ayuda del dueño, los efectivos ataron al animal con una cadena. Según informaron a las autoridades la familia y los vecinos de Manzur, esta fue la primera vez que el animal, que tenía tres años, atacaba a alguien.

El fiscal que investiga la causa, Edgardo Sánchez, del Centro Judicial de Concepción, había dispuesto que el perro quede provisoriamente bajo cuidado del personal de la comisaría de León Rougés, hasta su traslado, previsto para ayer a primera hora, al Instituto Antirrábico de la capital.

Sin embargo, cuando el personal policial se presentó en el domicilio de Santillán para llevarse al animal, el hombre informó que lo había sacrificado durante la siesta.

"Dijo que lo había superado el dolor por la pérdida de su madre y que tomó la drástica decisión de matar al perro antes de que ataque a otra persona", explicó Marcial.

Otros ataques mortales
No es la primera vez que en Tucumán se producen ataques de perros a personas con resultados fatales. En octubre de 2015, un hombre falleció en el hospital Centro de Salud de la capital a causa de las graves heridas que sufrió al ser atacado en Monteros por perros callejeros.

En otro hecho, el 27 de noviembre de 2014, un presunto delincuente de 25 años murió cuando un perro guardián lo atacó en el interior de un galpón ubicado en el pasaje Chaco y la Autopista de Circunvalación. Las dentelladas del animal, de raza braco alemán, fueron tan feroces que el encargado del predio tuvo que rescatarlo. Llamó a una ambulancia y en minutos fue trasladado al hospital Padilla de la capital, donde falleció al día siguiente.

Un caso similar al del lunes tuvo lugar a fines de mayo de 2011, cuando una mujer de 89 años falleció a causa de las lesiones que le produjo un perro pitbull, en la localidad de Juan Bautista Alberdi, en el sur de la provincia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído