La Bomba Tucumana denunció por violencia de género a su pareja y luego ¿se arrepintió?

La cantante de cumbia pidió la exclusión del hogar y una perimetral contra Sebastián Alejandro Escacena. Más tarde, minimizó la pelea y acusó a la Policía de hacer pública su declaración

Gladys Jiménez, más conocida como La Bomba Tucumana, denunció por violencia de género a su pareja, Sebastián Alejandro Escacena, con quien vive desde hace cuatro años en su casa de la ciudad de Tucumán.

"Me siento presa de este hombre que a veces no me deja ni ir al supermercado", aseguró en la exposición policial en la que solicita la exclusión del hogar y la prohibición legal de acercamiento.

Te puede interesar...

En la denuncia que leyó este lunes Fabián Doman en su el ciclo Nosotros a la mañana, la ex participante del Bailando califica a su pareja de "manipulador" ya que constantemente la agrede con palabras obscenas e irreproducibles.

"Sebastián es atrevido, no hace nada por buscar trabajo, se dedica solo a la timba y a salir con sus amigos a jugar al fútbol, bebe bebidas alcohólicas y muchas veces llegó a dañarme mis vehículos", manifestó.

Este lunes, la cantante debía ratificar la denuncia contra Escacena ante la Fiscalía. Pero insólitamente esta mañana fue fotografiada mientras desayunaba con su él. Ante esta confusa situación, Ángel De Brito, conductor de Los ángeles de la mañana, se comunicó con ella para que le contara su versión de lo ocurrido.

"Tuvimos una discusión como todos los días. En ese momento, quería que se vaya, pero él no se quería ir, porque estamos juntos hace cinco años. Entonces agarré mi cartera y fui a la seccional para que le dijeran que se vaya. Al final lo único que han hecho (los policías) fue contar lo que hice, en vez de ayudarme y protegerme", dijo Gladys en un audio de WhatsApp, minimizando la pelea.

"Al final, él se fue solo. Nunca en la vida me tocó jamás, no es agresivo. Estoy cansada de discutir todos los días. Él me cuida demasiado y yo ya no puedo ir al súper. Si voy a la peluquería me lleva él y yo no quiero. Tiene una obsesión que no me va. Nuestras peleas son por querer cuidarme demasiado", justificó la cantante.

"No es que ahora me estoy cagando de risa con él, estamos hablando, porque hace cinco años que estamos juntos, no es una joda. Es una excelente persona, sino no hubiese estado ni un solo día con él… Yo quiero un tiempito de alejamiento para estar tranquila. Soy una persona muy visceral, me dejé llevar por un impulso que quería que se fuera en ese momento y listo", finalizó Gladys.

Embed

LEÉ MÁS

La Bomba tucumana se encaprichó y se bajó del "Bailando

La Bomba tildó de "rapidonga" a Barón y se pudrió todo

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído