La donación de sangre salva millones de vidas: ¿por qué no donás?

Por Silvana Salinas

En el Día Mundial del Donante de Sangre vamos a invertir la pregunta clásica que emerge solo 1 o 2 veces al año ¿por qué donar?, por otra que encierra mitos, desconocimiento, temores y acarrea consecuencias: ¿Por qué no donás sangre?

Cuando uno se convierte en paciente o un familiar o amigo necesita, corremos en busca de ayuda, de información, de donantes de emergencia. Pero el resto del tiempo, este hábito que ayuda a sostener la salud en la comunidad parece quedar dormido.

Te puede interesar...

¿Por qué no donás? Fue la pregunta al azar con que sorprendimos a algunas personas ayer. “¡Porque las agujas me dan miedo!”, contestó una joven universitaria, entre risas nerviosas. “Porque pareciera que si no te piden no hace falta…”, agregó un muchacho de 32 que compraba en un súper, “si me piden voy…”.

“Yo no sé, me hice tatuajes y tengo que ver si es verdad que puedo o no donar”, contestó un hombre que trabaja en un banco. “Yo ni siquiera sé que grupo tengo”, sostuvo su hijo de alrededor de 12, “¿puedo donar?”.

“Hay muchos mitos, tabúes y desconocimiento”, que juegan en contra, explicó Ana Ferrer, medica especialista en Hemoterapia e Inmunohematología de Leben Salud. Y todo esto hace que hoy apenas un 20% de las personas que donen sangre lo hagan en forma voluntaria. “Es bajísimo el porcentaje de donantes voluntarios en la región. Debería superar el 80%”, agregó.

“Faltan campañas sostenidas en el tiempo que apunten a crear conciencia sobre la importancia de donar, la necesidad de sangre que existe en general y fidelizar a los donantes voluntarios”, resaltó Ferrer.

“En nuestro país el modelo de la donación es fundamentalmente por reposición, más aún en las instituciones privadas, esto quiere decir que ante un requerimiento de sangre se solicita al paciente o su familiar que traiga donantes al banco de sangre para cubrir las necesidades. Esto está lejos de ser lo adecuado ya que el paciente no se encuentra en condiciones de ocuparse de conseguir los donantes y muchas veces no lo logra en el tiempo que se requiere”, explicó la especialista.

Entonces, agregó, lo que se necesita es “cambiar el modelo hacia la donación voluntaria en la cual un donante habitual informado y comprometido dona en forma altruista 2 o 3 veces al año sin que se lo soliciten expresamente. Eso hace que todos los bancos de sangre tanto públicos como privados cuenten con stock de sangre y hemocomponentes en todo momento para hacer frente a la demanda en forma adecuada”.

La donación de sangre es importante para la salud en general. Es una terapia que salva vidas en sí misma y se constituye en la “espalda” que sostiene múltiples tratamientos y cirugías: oncológicas, de corazón, hemorragias agudas como en ocasiones de accidentes de tránsito.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, 9 de cada 10 personas necesitarán sangre para ellas o su entorno en algún momento de su vida.

Este año el lema del Día Mundial de Sangre que se celebra hoy es “Sangre segura para todos”. Este evento sirve para dar “gracias” a los donantes voluntarios no remunerados, así como para concienciar de la necesidad de hacer donaciones regulares para tener acceso a sangre y productos sanguíneos seguros y de calidad.

Ferrer, la jefa de Servicio del Banco de Sangre de Leben Salud, sostuvo que actualmente “es bajísimo el número de donantes voluntarios” en la región del Valle. “Nosotros logramos cubrir nuestras necesidades y los requerimientos de nuestros pacientes pero gracias a trabajar sobre la comunidad de pacientes que tenemos y estamos trabajando para revertir esto. Que exista un hábito sano en la comunidad”.

El Banco de Sangre de Leben Salud está situado en las dependencias de la Clínica Radiológica del Sur en Cipolletti, que cubre las demandas tanto de la esta clínica como de Clínica de Imágenes y del COI.

“Tomamos las donaciones y hacemos todas las pruebas que marca la Ley Nacional de Sangre N° 22.990. Pruebas que existen para descartar sífilis, brucelosis, chagas, hepatitis B, hepatitis C, HIV, HTLV, con la máxima seguridad. Luego procesamos la sangre. Se separan los glóbulos rojos por un lado, las plaquetas por otro y el plasma por otro, son tres partes de la sangre que tienen condiciones diferentes de almacenaje. Los glóbulos rojos se almacenan en la heladera a 4 grados, el plasma requiere ser congelado a -80° para conservar sus factores de coagulación y las plaquetas tienen que conservarse a temperatura ambiente y en agitación constante”, detalló.

Sangre segura

La importancia de la donación voluntaria radica, principalmente, en que las personas involucradas están comprometidas tanto con su salud como la de la comunidad y realizan donaciones dos o tres veces por año.

“Esa sangre no solo está disponible todo el tiempo, sino que es de mayor seguridad ya que la persona que la dona cuida su salud y se compromete con ese proceso. En Argentina cuesta mucho la donación voluntaria. La gente no tiene la cultura de la donación”, sostuvo la especialista en Hemoterapia.

“Cuesta porque nunca se hicieron campañas intensivas desde un nivel central, que se prolonguen en el tiempo”, y también “porque hay muchos tabúes y mitos que no son ciertos, por ejemplo, como que donar sangre te engorda o debilita, o que te puede transmitir alguna enfermedad. Todo eso es totalmente falso porque siempre se usa material estéril, descartable y de único uso. Pero hay gente que va con miedo”.

Seguridad al 100%

- ¿Cómo se llega a tener sangre segura?

- Es importante resaltar la seguridad en la transfusión y eso está dado por la donación voluntaria, un voluntario es el que sabe cuidar su salud, responder el interrogatorio que hacemos y que sabe excluirse solo si presenta alguna situación de riesgo. Y otro punto de la seguridad transfusional son todos los pasos que hay que seguir para que esa unidad de sangre pueda ser utilizada por el paciente. Desde que el donante llega a la ventanilla con su documento hasta todas las pruebas que se realizan para validar esa unidad y pueda ser usada en forma segura, sostuvo Ferrer.

En primer término se identifica al donante, se realiza un interrogatorio exhaustivo en el cual se trata de cuidar la salud del donante y excluir a aquellos que tienen situaciones de riesgo, es decir que tienen alguna conducta de riesgo en la cual pueden haber contraído alguna enfermedad que pueden transmitir por su sangre. Se incluyen preguntas íntimas y de hábitos –sobre sexualidad, adicciones, etc. Pero además, tras la donación el donante también cuenta con otra posibilidad que es la autoexclusión, si considera que estuvo expuesto a una situación de riesgo. Todo se realiza en un marco de estricta confidencialidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído