La fuerza de su familia lo hizo posible: el femicido que había sido caratulado como suicidio

En un principio, las autoridades investigaban un posible suicidio, pero ahora todo indica que se trataría de un femicidio. Sin la voluntad de sus seres queridos, la causa hubiera quedado en la nada.

Gisela Depertuis tenía 32 años y el pasado 26 de diciembre planificaba el festejo de Fin de Año junto a sus seres queridos. Ella, agente de la Policía Bonaerense, iba a llevar las bebidas, según había convenido con su cuñado en la Navidad.

“Nunca pudimos imaginar que todo esto terminaría así. Pasamos de hablar para organizar la fiesta y luego estaba muerta”, contó Jésica, su hermana, a un mes y medio de un crimen que las autoridades, inicialmente, investigaron como suicidio.

Te puede interesar...

El cuerpo de Gisela fue encontrado en su casa de Ezeiza y los efectivos presentes en el lugar convocaron a la familia y le dijeron: “Encontramos a una mujer con un disparo en la cabeza. Todo indica un suicidio”. Pero desde el inicio todo el círculo íntimo duda de que eso fuera posible.

“¿Suicidio? ¿Gisela? Si es la persona con más vitalidad que conozco. Habíamos ido juntas a una peluquería para hacernos tintura y manos. No estaba pensando en quitarse la vida, de ninguna manera. Estaba llena de planes. Se había mudado a su departamento, que alquilaba, pero era su espacio, su lugar. Había comprado sus cositas. Yo la ayudé cuando se vino desde Chaco. Estaba muy contenta con su vida”, aseguró Jésica ante las –pocas- certezas de los investigadores.

Depertuis era chaqueña y había sido trasladada al comando de patrullas de Ezeiza. Y en la investigación del hecho intervino la UFI 2 de Ezeiza, que en plena feria judicial trabajó para confirmar un suicidio.

Lo cierto es que las pericias pasaron a ser realizadas por un gabinete científico de la Policía de la Plata, y se concluyó que de acuerdo a las pruebas recolectadas y la forma en la que encontraron la vivienda, había claros signos de una pelea. “Luego de la ampliación del informe, la fiscalía dejó de investigar un presunto suicidio para comenzar a investigar un homicidio”, sostuvo Jorge Sibau, abogado de la familia.

Hasta el momento, los fiscales de la UFI 2 de Ezeiza, Claudia Barrios y Carlos Hassan, no imputaron a nadie, pero tienen a una persona en la mira. La causa pasó de estar caratulada como suicidio a homicidio. Los abogados de la familia sospechan que con el avance de la investigación la causa puede ser recaratulada como femicidio.

LEÉ MÁS

Ya se puede tramitar en Anses la reparación económica para hijos de víctimas de femicidio

Entre Ríos: se suicidó en la cárcel el femicida que había matado a su ex embarazada a golpes

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído