El clima en Neuquén

icon
Temp
67% Hum
La Mañana niño

La terrible situación que vivía el niño de 2 años que llegó muerto al hospital en brazos de su madre

Un familiar cercano al niño contó detalles del infierno en el que vivía y del que nadie lo pudo sacar.

El caso de Tahiel, el pequeño de 2 años que llegó muerto en los brazos de su madre al Hospital Centenario de Gualeguaychú (Entre Ríos), no deja de sorprender al país. Es que luego de que se conociera que su padrastro, identificado como Alfredo Sebastián “Pato” Ferreyra, de 38 años y quien estaba detenido por el presunto asesinato del menor, se suicidó en la celda en la que estaba detenido, ahora un familiar cercano al niño contó detalles del infierno en el que vivía. Además, aseguró que desde el Estado no se protegió al nene.

Valeria Ortiz, prima de Tahiel, relató que los episodios de violencia eran frecuentes, por lo cual, su madre -hermana de la mamá y tía del pequeño fallecido- decidió llevarlo a su casa para que viviera con ellos.

Te puede interesar...

“Mi mamá lo estuvo criando un año y medio hasta que el mes pasado que vinieron los del Copnaf y se lo llevaron. Ellos nos dijeron que el nene tenía que estar con su mamá, que él ya estaba en buen estado y como la mamá estaba viva, no podíamos pasar por encima de ella”, confió la joven al medio Ahora Litoral, para luego dar detalles de por qué Tahiel se fue a vivir con ellos: “Su mamá estaba en mal estado, estaban viviendo a la orilla del río con otra pareja, porque ella no se quedaba con una pareja, cambiaba cada tanto y todas eran con las mismas situaciones. Y a mi mamá le llegó la información de que el nene estaba golpeado y cuando lo fuimos a ver era cierto, estaba muy golpeado, por lo que mi mamá se lo trajo a nuestra casa”.

Embed

Dado que ellos sentían que el pequeño no tenía que estar en ese ambiente, relataron que buscaron que una asistente social (Margarita Medrano) interviniera en la situación, pero no obtuvieron una respuesta favorable. “La asistente social nos dijo que lo teníamos que arreglar con el Copnaf, pero desde ahí no nos dieron más respuesta”.

“Yo no se de que cambio hablaban, porque ellos aseguraban que la mamá de Tahiel iba a los talleres -ella sufre de adicciones-, pero debe haber ido una sola vez. También averiguamos en la Defensoría del Menor para ver si el Copnaf había hecho una denuncia en su contra, pero tampoco eso había pasado”, continuó contando y añadió: “Yo vi como ella golpeaba al nene. Siempre que mi mamá lo iba a buscar, y que hacía denuncias en todos lados, venía en muy mal estado, muy golpeado. Tenía moretones en la cara y el cuerpo y con sólo verlo te dabas cuenta lo que pasaba”.

Embed

“Él cuando llegó con nosotros no podía hablar. Como que le tenía miedo a todos, y con nosotros se fue sintiendo contenido porque le dábamos cariño”, resumió sobre el estado en el que se encontraba el menor cuando dejó de vivir con su madre.

Respecto de los otros dos hijos de la mujer, la joven aseguró que ahora están al cuidado de otros familiares. Sin embargo, hizo hincapié en que la acusada de asesinato jamás sintió cariño por el pequeño. “Ella jamás lo quiso al nene”.

“Tuvo que pasar esto para que la Justicia haga algo, porque la realidad es que ya sabían, ya se veía venir esto. Todo el mundo decía que si la criatura volvía con la madre iba a terminar como terminó”, cerró la joven.

El caso tuvo lugar el lunes por la mañana, cuando una mujer se presentó en el Hospital Centenario de Gualeguaychú con su hijo muerto en brazos.

gualeguaychu-niño-asesinado-2.jpg

Según explicaron los profesionales, el cuerpo del niño mostraba claros indicios de haber sufrido violencia doméstica: “Se encontraba frío, pálido, sin presentar signos vitales, con un cefalohematoma frontal biparietal bitemporal, presentando signos de sangrado en oído derecho y nariz, un hematoma bipalpebral (en ambos párpados) bilateral, un hematoma en tórax izquierdo de aproximadamente cuatro centímetros, también dos hematomas en región anterior miembro inferior izquierdo y pequeñas lesiones ulceradas generalizadas a predominio de sus cuatro miembros”, sentenciaron medios locales.

Asimismo, el fiscal habló que “quemaduras que podrían haber sido provocadas por cigarrillos y lesiones en las piernas que podrían reproducir el patrón de pinchaduras con un tenedor”.

Con todo esto fue que se solicitó la detención de la mujer y del padrastro del niño. Poco después, el Juez de Garantías Ignacio Telenta autorizó el allanamiento a la vivienda ubicada en el barrio La Cuchilla, como así también la correspondiente muestra de sangre y orina para detectar la posible presencia de estupefacientes en ambos detenidos, ya que, según declaraciones de vecinos, “ambos adultos estaban inmersos en una situación de consumo problemático”.

Embed

“La hipótesis principal del caso es una muerte violenta agravada por el vínculo, sin descartar la posibilidad de imputar alevosía. Todo quedará más claro luego de la autopsia”, explicó Guerrero, a la vez que confirmó que inmediatamente se dio intervención a la Defensoría y al Ministerio Pupilar, como así también al Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia de Entre Ríos (Copnaf) frente a la gravedad del caso.

Como si fuera poco, se conoció que el niño fallecido contaba con internaciones previas en el hospital local por infecciones originadas por la presencia de sarna en su organismo, quemaduras por agua caliente y una derivación a servicio social por alto riesgo social debido al mal estado de higiene y la carencia de vestimenta y calzado.

“Desde otros organismos estatales se le solicitó intervención al Copnaf en reiteradas oportunidades, pero nunca se dio una respuesta integral ante la situación de este niño y los menores que convivían con él”, manifestaron fuentes locales.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario