Lauda y Hunt: una relación de amor y odio que llegó al cine

Los dos pilotos animaron uno de los duelos más reconocidos de la Fórmula 1 y fueron los grandes protagonistas de la década del 70.

Niki Lauda y James Hunt eran las dos caras de una misma moneda: en este caso la del corredor de autos. Uno era estructurado, obsesivo, responsable; el otro, impulsivo, insolente y relajado.

El austriaco y el inglés comenzaron su relación en a fines de los '60 cuando competían en la Fórmula 3 Europea. "Estábamos siguiendo más o menos el mismo camino para intentar llegar a la F-1. Nuestra relación era muy buena. Cuando me ganó el campeonato por un punto, le dije que 'estaba contento de que el campeón fuera él y no otro'", dijo Lauda.

Te puede interesar...

Años después ambos protagonizaron una feroz competencia en las pistas de la máxima categoría, con algunos roces pero que tras el accidente del austriaco se convirtió en una relación de respeto y cuidado.

Lauda fue campeón en 1975, 1977 y 1984, Hunt en 1976, la temporada en que el austriaco sufrió un terrible accidente. Niki corrió hasta 1985, James se retiró en 1979. Su historia llegó al cine con la película Rush, que recorre sus años juntos en el automovilismo.

Embed

Hunt, era un playboy de las pistas, afirmaba "desayunar con sexo", tomaba antes de las carreras, fumaba y actuaba de manera impulsiva. Podía golpear a un mecánico, un jefe de equipo o un periodista, ir a las carreras sin dormir y tener varios amoríos juntos.

Lauda era todo lo contrario. Obsesivo con el trabajo, vivía pendiente de las mejoras que podía hacerle a su auto, sabía de mecánica, su vida pasaba por el automovilismo, no sabía de fiestas ni de relax.

Luego del accidente del austriaco en 1976, su relación se fortaleció. Niki dominaba el campeonato pero se perdió tres carreras y en la última competencia en Japón decidió retirarse por su seguridad, James fue campeón, fue su único título.

Su amistad continúo tras el retiro del británico en 1979. "Se puso en una situación personal terrible. Bebía mucho y perdió todo su dinero, porque invirtieron su fortuna en unas empresas cuyas acciones perdieron valor", contó Lauda sobre la vida de Hunt.

"James acabó sin dinero y completamente arruinado. Lo llamé y le dije que iba ir a Londres, que nos podíamos ver. Vino en una bicicleta con los neumáticos pinchados. Parecía estar acabado. Pelo largo, ropa sucia… Le dije: '¿Estás loco o qué?' '¿Qué querés decir?', me dijo. 'Mírate en el espejo. James, vas a matarte si seguís así'. 'No tengo dinero'. '¿Cuánto necesitas? Te doy 300 libras, pero hacé algo. Te apoyo, pero tenés que volver'", agregó.

Tras su muerte, Lauda lo recordó como: "Tenía una personalidad fantástica. Era divertido. Era un hombre al que nunca podías olvidar, cuando lo conocías. James es una de esas pocas personas de las que digo que aún están vivas, a pesar de que hace muchos años que han muerto. Cuando podés decir algo así de alguien, es que era formidable. Hay gente que pasa al olvido, pero nunca olvidaré a las personas que han sido especiales en mi vida. James fue una gran parte de eso; todavía está vivo para mí".

LEÉ MÁS

Murió el múltiple campeón de Fórmula 1 Niki Lauda

Lauda: el accidente que le cambió la vida

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído