Llaman a un boicot contra el precio sideral de la carne

El propio ministro de Agroindustria fue quien encabezó la movida.

Buenos Aires
El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, instó ayer, en un directo mensaje al consumidor, a "tomar conciencia" sobre el alto nivel de precios de la carne vacuna y dijo que "si se tiene que abstener de consumir, que lo haga".

En declaraciones radiales, el funcionario sostuvo que en los últimos días "bajó la hacienda en pie", pero "no bajó en la misma proporción en los supermercados, ahí está gran parte del sobreprecio que paga el consumidor".

"Lo mismo sucede en las carnicerías, que tienen casi el 60% de las ventas, pero en este caso se hace difícil controlar y algunos representantes se hacen los distraídos ante la baja del precio y siguen atribuyendo el aumento a los proveedores", sostuvo el ministro, ex integrante de la llamada Mesa de Enlace durante el conflicto con el campo por las retenciones en 2008.

Ante el aumento sostenido del precio de la carne, adelantó que se va a aplicar "la ley de defensa de la competencia" para controlar el "abuso" y sancionar a "quienes lleven a cabo aumentos desproporcionados o constituyan una posición dominante en el mercado".

"Nuestro objetivo es mantener el poder de compra del consumidor y por eso vamos a trabajar fuerte con los supermercados. Así, el que tenga una posición abusiva puede ser multado o clausurado", señaló el ministro, impotente frente a la espiral inflacionaria desatada tras la devaluación y que representa hoy por hoy el principal talón de Aquiles de la administración Macri.

Con relación a la posibilidad de autorizar la importación de carne vacuna, Buryaile señaló: "Tenemos la obligación de mirar el mercado interno y que el consumidor tenga carne en la góndola. No queremos que no haya carne mientras el productor engorda al novillo para vender en el mercado externo".

"Si alguien pide permiso para importar carne y no hay en las góndolas, lo vamos a autorizar", prometió el ministro, dispuesto a usar ese mecanismo como represalia.

El responsable de la cartera agroindustrial reiteró que los supermercados se han quedado con una parte sustancial de la ganancia. "Hay que llamar a los consumidores a elegir otras opciones", dijo.

"Hay que incorporar a los supermercados a la mesa de discusión de la cadena de valores. Lo que ha bajado la hacienda en pie no ha retrocedido en esos comercios. Es muy difícil controlar carnicería por carnicería", consideró Buryaile. "Estamos preocupados por este tema, ya que es uno de los temas centrales, en el marco de la seguridad, la inflación y el empleo", remarcó.

La semana pasada el Gobierno ya había dicho que evaluaba importar carne de Uruguay para hacer frente a la fuerte suba de precios en caso de "ser necesario", cosa que hasta ahora no ocurrió.


Especulación
El kilo vivo y los vivos de siempre

En diciembre de 2015 el kilo vivo de novillito cotizaba 31,09 pesos (2,2 dólares) en el Mercado de Liniers, uno de los más importantes de Buenos Aires, mientras que ahora está alrededor de 25,9 pesos, es decir seis pesos menos. Pero en los comercios, se pagan actualmente entre 100 y 200 pesos el kilo dependiendo el corte elegido.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído