Los del Sur lideran la lista de favoritos

Argentina, el campeón Chile, el histórico Uruguay y el siempre temible Brasil buscarán imponerse frente a México y el local, Estados Unidos, que nunca la ganaron.

La Copa América se juega fuera de su territorio original. Pero los favoritos son los de siempre: los grandes del sur, Argentina, Brasil y Uruguay, sumados al campeón Chile. Del norte, el anfitrión Estados Unidos tiene la esperanza de hacerse un lugar entre las selecciones encumbradas del continente y lanzar definitivamente en su país el deporte más popular del mundo; y México, más anfitrión que Estados Unidos y con un conjunto compacto a la medida del colombiano Juan Carlos Osorio, intentará meterse en las instancias finales y robarle la Copa a Sudamérica.

Uruguay, el más ganador (15 coronas, la última en 2011 en suelo argentino), con Luis Suárez en una pierna y la dupla central Diego Godín-Jose María Giménez en caída anímica tras perder con el Altético la final de la Champions, apelará a su mística histórica en Copa América para sacar rédito en una edición que al veterano orientador Oscar Tabárez no le cae en gracia.

Brasil llega en baja, con la mente en sus Juegos Olímpicos. Pero es Brasil, el Pentacampeón del mundo, y no se lo puede sacar de ninguna lista de favoritos. Afuera Neymar, se erigió como líder al volante de marca Casemiro, otro de los latinoamericanos que levantó la undécima orejona para el Real Madrid. Su primer rival mañana será Ecuador, que comparte con Uruguay la cima de las Eliminatorias, aunque para esta Copa perdió a su goleador Felipe Caicedo por lesión.

En Chile, el argentino Juan Antonio Pizzi tomó la posta tras la renuncia su compatriota Jorge Samapaoli, el artífice de la generación dorada que comandan el volante Arturo Vidal (Bayern Munich) y Alexis Sánchez (Arsenal), y buscará repetir el logro histórico del año pasado en su tierra, cuando le sacó a Argentina la corona que Messi y compañía buscarán repatriar luego de 23 largos años.

México ve una buena oportunidad para un certamen continental en la que casi siempre jugó con equipos alternativos para priorizar la Copa Oro de la Concacaf. Además del apoyo mayoritario que tendrá el Tri, algunas de sus estrellas como Javier Chicarito Hernández están en un alto nivel. Es el envión que necesitan los mexicanos para salir del letargo internacional.

Algo similar a lo de los locales, que desde la creación de la MLS en 1996 ven cómo el fútbol crece y se hace popular, todavía sin ninguna coronación. La meta que, de la mano del alemán Jürgen Klinsmann, buscarán en casa para reafirmar su progreso tras la buena imagen mostrada en el Mundial de Brasil, donde llegó a octavos, dejando afuera al Portugal de CR.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído