Los gastronómicos esperan ayuda y buscan alternativas para superar la crisis por la pandemia

En medio de un escenario mundial complejo, con restricciones gubernamentales puertas adentro que en muchos casos no los amparan y con puestos de trabajo en juego, el sector comienza a pedir respuestas

Por @nicovisne

La pandemia de COVID 19 puso en pausa la vida. A la primera cuarentena se le suma otra. La salud por sobre la economía y un plan de contingencia económica que no alcanza a cubrirlo todo. Hay sectores que no son las grandes empresas que tienen un panorama complejo. Hay pequeñas empresas que comienzan a verlo todo negro y reclaman que las medidas de asistencia del estado de alguna manera los cubra también a ellos.

Te puede interesar...

Si bien los esfuerzos en materia colectiva frente a las recomendaciones del gobierno nacional para mantenernos en casa fueron muy positivas la vida laboral para muchos está en pausa y eso sumado a la gran incertidumbre forman un cóctel que generalmente explota siempre del lado de los más pequeños.

El rubro gastronómico es uno de los más golpeados, casas de comidas, restaurantes, bares, fábricas de cerveza, bodegones, destilerías, elaboradores de viandas y otros satélites que han tenido que cerrar sus puertas en la mayoría de los casos con gente a cargo y productos que no puede consumirse.

Hay quienes se animan a montar un servicio delivery y vender los platos del día, quienes no se animan a poner toda una cadena de materia prima y personal sin saber si eso va a funcionar y quienes directamente te dicen que no sirve.

Gastronomía

En el sector gastronómico hay diversas realidades. Por un lado hay un cierre masivo de restaurantes al público. Por otro lado hay quienes se alinean a los horarios que permite el decreto y cocinan para que la gente retire o hacen envíos. También es cierto que en Neuquén capital, donde la mayoría de los establecimientos están cerrados, sus responsables manifiestan que la opción de delivery no les funciona y algunos ya optan, para vender a futuro cenas a precio más bajo. La cadena está rota desde el productor, proveedor, cocinero, empleados y cliente.

Dario Couly, empresario del sector y uno de los responsables de La Toscana manifestó a LM Neuquén: “Tenemos 36 empleados. Por el momento no cuentan con ayuda gubernamental. Estamos informándonos acerca de créditos para la emergencia que lanzó el Banco Provincia de Neuquén para poder afrontar los sueldos”.

"Todo esto nos afecta e implica a todos y a todas. Es necesario que nos reinventemos, que podamos ser solidarios colaborativos y creativos. Tenemos que volver de a poco a producir, a darle movimiento a la economía con la ayuda y el acompañamiento tanto del estado provincial como del estado nacional. Para poder sostener las fuentes laborales y la prestación de servicios de calidad. La Toscana estuvo cerrada durante estas dos semanas respetando el aislamiento social pero por nuestra estructura y gastos fijos es que estamos viendo la opción de implementar delivery para poder volver a encontrarnos con nuestros clientes y poder cumplir con los proveedores y empleados. Tratando siempre de continuar ofreciendo productos de elaboración artesanal y de la calidad que nos caracteriza", agregó.

Martín Sarlo, cocinero y dueño del restaurante Bouquet de Reves, tiene cuatro empleados y espera poder gestionar un crédito que por el monto y la tasa le permitan activar y orientar el restaurante para que pueda seguir funcionando. Actualmente se encuentra organizando sueldos y pagos a proveedores, y con el restaurante parado.

Cerveza

Los pequeños cerveceros la tienen complicada. Las fábricas habilitadas que lograron crecer y asentarse fueron pausadas junto con sus principales aliados los bares y hoy están frenados. Ni el decreto ni las últimas medidas juegan a favor de los productores. Las opciones de venta minoristas directas no están alcanzadas por el decreto. Vender lata, botella, botellón y hacer delivery no estan dentro de las posibilidades.

El Alto Valle De Río Negro y Neuquén es un gran eslabón en la producción de cerveza artesanal dentro del mapa nacional y actualmente la producción está parada con grandes cantidades de litros que se pudren si no se mueve y dinero invertido que no se recupera.

Gastón Mich, uno de los referentes de la fábrica Nihilista, ubicada en Cipolletti, una de las más importantes de la Patagonia, contó: “Tenemos dos empleados, no contamos con ninguna ayuda gubernamental. Lamentablemente estamos en un rubro que seguramente va a ser uno de los últimos en levantarse de la cuarentena, si se llevará a cabo por etapas como están previendo. Dependemos del trabajo de los bares para poder comercializar nuestras cervezas. Si ellos no retoman, nosotros estaremos complicados”.

"Las opciones de venta directas minoristas (growler, latas, pet) no podríamos realizarlas con el actual listado de actividades determinadas por el gobierno. Hace dos semanas que no cocinamos y tenemos parados 2750 litros", agregó.

Federico Franke, responsable de la fábrica Kalevala, donde están en juego tres puestos de trabajo, coincidió en que tampoco reciben ninguna ayuda gubernamental y tienen parado cerca de 10 mil litros entre tanques y barriles.

En Neuquén es similar el panorama. Juan Pablo Speranza, productor y responsable de Birra De Barrio, que tiene dos empleados, expresó: “La única ayuda que sintieron fue la de acceder a un posible crédito llamado blando pero que en realidad es del 24% anual. Frente a la situación general da la impresión que los bancos no dejan de ganar ni aún en épocas de crisis. Nuestra fábrica está completamente parada y no sabemos cuándo podrá reactivarse como para asumir el costo de un crédito al 24% anual”.

"Deberían habilitar a las fábricas para poder hacer recarga de botellones. Si Quilmes no deja de producir y puede distribuir y vender en los supermercados donde la gente hace largas colas, ¿por qué los pequeños productores no podemos trabajar para evitar nuestro colapso financiero?”, detalló. Actualmente Birra de Barrio tiene tres mil litros parados y muchos de sus barriles quedaron en bares y growlers y toda la producción se está echando a perder.

Anuncios

Esta semana hubo una serie de anuncios por parte del gobierno provincial, se lanzó una batería de medidas y préstamos crediticios para diferentes sectores a través del Banco Provincia de Neuquén, IADEP y Centro Pyme Adeneu que son mirados con atención por responsables de Pymes y establecimientos gastronómicos para paliar sueldos, alquileres y urgencias.

Juan Pablo Morgentaler, licenciado en Administración y responsable financiero del Centro PyME-Agencia de Desarrollo Económico de la Provincia del Neuquén, explicó: “Esta batería de medidas económicas se lanzaron con el objetivo de amortiguar el impacto que tiene este contexto y sobre todo promover el mantenimiento del empleo. Contempla tanto a perfiles bancarizados vía Banco Provincia de Neuquén como no bancarizados vía IADEP”.

"En todos los casos vía instrumento con comisiones muy competitivas de mercado, con tasas negativas que están por debajo del 24% y lo que se busca es poder asistir a las empresas y emprendimientos en marcha con financiamiento para que puedan pagar sueldos, pagar servicios y poder sobrellevar estos meses de baja actividad", añadió.

LEÉ MÁS

Nación decretó la prohibición de los despidos por 60 días

Para el Mercado Concentrador los precios los manejan los verduleros

El coronavirus golpea fuerte a las economías locales

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído