Los tachos rotos conspiran contra la limpieza del Limay

En el balneario Sandra Canale, la basura pasa de largo y queda frente a la costa.

NEUQUÉN
La falta de tachos de basura, y el mal estado en el que están, sigue como una constante de la temporada de verano frente al Limay, en el balneario Sandra Canale. Las quejas de los vecinos se multiplican porque no tienen dónde dejar sus residuos.

La situación tendió a ser más notoria con la persistencia de los días más cálidos en lo que va del año, ya que se trata del balneario más concurrido de la capital.

60 mil personas concurren a los balnearios de la capital provincial en un fin de semana con mucho calor.

A simple vista, si se recorre la costa del río, se pueden identificar fácilmente las estructuras de los cestos de basura, pero si cualquiera se acerca a tirar bolsas, papeles o botellas, estos pasarán de largo y caerán en el piso.

"Los tachos no tienen base, no hay dónde tirar", se quejó un vecino que pasaba la tarde y disfrutaba de la vista al río.

En medio de las últimas medidas tomadas para que no ingresen los perros a los balnearios y a raíz de la problemática de la basura, otro debate que se ha iniciado es el de la suciedad propia del agua del río, ya que también es común zambullirse y encontrarse con basura flotando al lado.

Los veraneantes entienden que serían medidas positivas todas las que tiendan a cuidar la ciudad en general y a respetar el ecosistema. Pero también les molesta cuando no cuentan con un tacho a su alcance o cuando los que hay son inutilizables, están rotos o sin bolsa.

Para peor, de la situación también saben algunos de los vecinos de la zona: la calle Gatica, que lleva al Limay, también suele sufrir las consecuencias de quienes concurren al popular balneario, con sus desechos arrojados en las veredas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído