Marcela Baños: "Ni yo me creo las cosas que hago, y eso es lindo"

Cumbia, nena. La conductora, cara de Pasión de sábado desde hace casi 20 años, es una de las revelaciones del "Bailando" y ya se pone en guardia para lo que venga.

POR PAULA BISTAGNINO / Especial

Creció en Palermo, la educaron en colegios de monjas y estudió locución. Con ese currículum llegó hace ya casi 20 años a un casting para conducir un programa de música tropical en la televisión argentina. Y quedó: desde entonces, Marcela Baños es la cara y el alma de Pasión de sábado. Ahora, después de muchos años de mencionarse su nombre y que después no pasara nada, es una de las nuevas figuras del “Bailando”. “Es una experiencia que yo realmente quería vivir y está buenísimo porque está sucediendo. Estoy fascinada con la cosa diaria del baile, con el entrenamiento, con bailar… Después, bueno, están el programa y el show: y lo ves a Marcelo (Tinelli), y depende del feeling con él y con el jurado, de cuánto medís, claro, pero lo groso de la experiencia me parece todo lo que uno hace afuera, detrás de cámara, para llegar ahí unos minutos”, dice la conductora que en 2017 se lanzó como cantante y presentó el video de su primer tema, “No me queda nada”. Y también la rompió.

-Debutaste y quedaron sorprendidos. ¿Sabías bailar?

No, no. Ni yo me creo las cosas que hago, y eso es lo lindo. Nunca en la vida estudié baile ni aprendí a hacer trucos ni nada. Eso es lo groso de hacer esto. Es hermoso y se lo recomiendo a todos porque el ánimo te cambia, el cuerpo, tenés energía, estás contento y más saludable. Es genial.

-Pero tenés un manejo del escenario. ¿Te ponés nerviosa?

Lo que tengo es una idea de lo que es el show: he bailado durante años con Juan Emilio Guidobono, he hecho eventos toda la vida, siempre estuve arriba del escenario de alguna manera, conduciendo y animando. Son 20 años, no es que son dos o tres. Y me pongo nerviosa igual, por el baile, pero la verdad es que le vengo dando tan duro que llego bien. O al menos trato de llegar sintiéndome segura. Porque tanto quise estar acá, que me lo tomo muy en serio.

-¿Estabas esperando que te llamaran?

Sí, mucho. Porque, además, los últimos años siempre me decían “estás en la lista”. Y después, Marcelo me tachaba. Y se iban pasando los años y yo pensaba “¿cuándo me va a llamar?”. Y mis amigos me cargaban por eso. Porque no es lo mismo hacerlo a los 25 que a los 42.

-¿Para las polémicas estás preparada?

Sí, eso no me preocupa nada. Porque siempre fui combativa y tengo carácter. Así que los que se meten conmigo saben que se las voy a contestar. Y por eso tampoco se meten demasiado conmigo. Y sé que en cualquier momento va a suceder y, bueno, que suceda. Estoy relajada. Llegado el caso, veré. No vivo las cosas en futuro, yo vivo el presente. Aprendí hace muchos años eso del “aquí y ahora” y no lo digo para la tribuna. De verdad vivo así.

-Te metiste en el mundo de la bailanta, al que no pertenecías, ¿tuviste que enfrentar muchos prejuicios?

Un montón, ataques y prejuicios. Pero como yo nunca tuve prejuicios, a mí no me interesaba. Porque a mí nunca me dio cosita hacer la bailanta. Así que no entré ni haciéndome la capanga ni la pobrecita que viene a pedir permiso. Me metí como profesional, porque yo soy locutora y me metí a laburar. No es que caí ahí de casualidad. Y fue como “bueno, vamos a darle una oportunidad”. Y estuve a prueba, y los artistas respondían bien y la gente también. Y ahora llegando a los 20 años.

-Creciste ahí…

Sí, claro, yo arranqué en Pasión tropical. El año que viene cumplo 20 años en la tele y 20 años en Pasión. Es mi casa. Lo siento muy personal. Y los vi crecer a todos los artistas, porque también muchos artistas el año que viene están cumpliendo 20 años: Damas Gratis, La XXI, Media Naranja y un montón más. Entonces es como que todos crecimos juntos. Ellos vieron mi crecimiento y yo el de ellos. Por eso tengo tanto vínculo con ellos.

-¿Te sigue divirtiendo?

Sí, me encanta y me divierte: Pasión es un lugar del que no te querés ir, porque te cagás de risa y bailás cuarteto al mediodía como si fueran las 3 de la mañana, y está buenísimo el ambiente que se genera y mis compañeros son lo más. Es un poco difícil de dejar. Por eso también volví después de haber estado un tiempo en Intrusos. Porque no tengo mucho mambo y me manejo con mucha libertad en cuanto a lo que quiero hacer. Y eso te lo dan los años de trabajo, la experiencia y la seguridad que cada uno tenga en su vida.

P24-F02-marcela-banos.jpg

-Tardaste 20 años en largarte a cantar. ¿Estuviste esperando el momento justo?

Mirá, yo desde muy chica canté y, de hecho, yo era la solista del coro del colegio. Toda la vida me gustó, pero nunca había estudiado. Así que cuando empecé a estudiar y a hacerlo con más profesionalismo empecé a querer hacerlo. A mí me habían ofrecido varias veces. El Chino de La Nueva Luna me había ofrecido muchas veces y yo no quería. Así que de a poco. Lancé un tema y voy a lanzar el segundo. Y veremos. No es que ahora soy cantante.

-¿Qué expectativas tenés para el “Bailando”?

Quiero que me vaya bien, claro, y ojalá podamos llegar para cumplir el sueño. Viajé la semana pasada a conocer el sueño, y fuimos y grabamos con Pasión de sábado un programa. Porque siempre hacemos eso en el programa y ayudamos a comedores. Así que aprovechamos y lo hicimos allá. Fuera de eso, en lo personal, me encantaría poder cantar en el programa y presentar mis temas ahí. Y lo que vaya surgiendo.

-¿Es impredecible?

Y sí, la tele es así. Y acá no tengo yo la batuta, así que me relajo. Yo puedo querer y preparar mil cosas y después salen tres. La tele es así. Que pase lo que tenga que pasar. Yo me estoy divirtiendo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído