Messineo, el campeón que desafía al tiempo

A los 76 años, retuvo el título mundial en Nueva York.

Por Ricardo Galasso - galassor@lmneuquen.com.ar

Miguel Ángel Messineo tiene 76 años y lleva casi seis décadas arriba de una bicicleta una pasión que le transmitió su papá Vicente también ciclista cuando Neuquén empezaba a abrirse paso entre las bardas, mucho antes que la ciudad se multiplicara en habitantes y edificios. Acaba de consagrarse campeón en el Mundial Gran Fondo Nueva York (162 km), por segunda vez consecutiva en su categoría y también suma una medalla de plata en su primera experiencia en esa tradicional carrera neoyorquina.

Te puede interesar...

“Es una prueba que se larga sobre el puente George Washington en el que pasan 110 millones de autos en año. Algo así como 400 mil por día, y la única vez que lo cortan es para esta carrera. Este año participaron más de 6 mil corredores de más de 100 países”, destacó el veterano pedalista para dimensionar la importancia de la competencia.

“Tuve que ponerle mucho producto de ave”, dice entre risas porque un percance (se le aflojó el asiento) apenas iniciada la carrera le hizo perder valiosos minutos, lo puso al borde del abandono y el desconsuelo. “Tenía que llegar como sea por mi familia, mis amigos y mi querido Neuquén”, contó orgulloso.

Ganar fue casi una odisea

“Es que por esquivar una caramañola, le dio un culazo al asiento, se aflojó y comenzó a balancearse. Tuve que andar como una hora con los brazos en el manubrio para amortiguar y no tocar el asiento porque si se me llegaba a salir, chau, tenía que abandonar”, explicó “Quique”, como se lo conoce en el ambiente.

“Pedía una llave Allen 9 para ajustarlo pero nadie me entendía el idioma hasta que me ayudaron una mexicanos y lo pude solucionar. Pero claro, en la parte final no daba más de los brazos por el esfuerzo anterior. Hasta en un tramo apoyé la panza para no caerme. Tuve que parar varias veces por ese inconveniente pero pude completar el recorrido sufriéndola y poniéndole garra en 7h7m36s. Le gané al mexicano Ian Biggs por cinco minutos cuando le llevaba, en el tercero de los cinco pasos de registro, más de 14 minutos”, contó.

“Repetir lo del año pasado para mi es muy importante porque el esfuerzo no fue en vano. Cumplí con la misión. En el ciclismo fui campeón regional, nacional, sudamericano, panamericano y me faltaba darle a mi provincia este título mundial que, además, conseguí por segunda vez lo cual no es poco”, afirmó.

“Muchos me preguntan qué es lo que me motiva a seguir pedaleando. Y yo creo que son las ganas que me nacen de la pasión que tengo por el deporte. La satisfacción de sentirme bien, ágil, dinámico y fuerte. El deporte es un legado para los pibes. Para que hagan cosas buenas, no dejen de soñar y también para sacarlos de todas esas otras porquerías que también existen. Siempre les digo: si buscás la felicidad, entrená. Porque cuando entrenamos estamos generando las hormonas que la producen y que se llaman endorfinas. Si todos los días le estoy poniendo eso a mi vida mirá si no voy a ser feliz”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído