Enzo fue arquero titular en los buenos años de Gimnasia y Esgrima, y Juan, niño apasionado por el fútbol en esa época, creció compartiendo entrenamientos y viajes con su padre junto al plantel profesional del Lobo entre los que se encontraban los mellizos Barros Schelotto.

Te puede interesar...

Eso afianzó su amor por el club del Bosque platense, pero también despertó curiosidad, apego por el puesto, ganas de atajar.

“Mi viejo no quería saber nada con que fuera arquero. Me decía que era muy sacrificado, pero está claro que no le hice caso en eso”, dijo entre risas apenas terminada la primera práctica en Cipolletti.

"El club me dio esta chance de venir a entrenar antes del primero y no dudé en ponerme a trabajar”.Juan Noce. Nuevo arquero de Cipolletti.

Rápido de reflejos, aclaró que eso no fue motivo de pelea entre ellos, todo lo contrario: “Es mi mejor amigo, aparte de mi entrenador personal”, resumió.

Una de las pocas exigencias que el papá interpuso en la carrera incipiente del juvenil de 20 años fue culminar el secundario. “Mi salida de Lanús a Gimnasia a préstamo tuvo que ver con mi papá. Me exigió terminar de estudiar. Gracias a eso viví cosas re lindas con la camiseta de la que soy hincha”, comentó.

El paso de los días seguro traerá a Enzo por la región para acompañar a su hijo en este presente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído