Néstor Moiraghi campeón con Tigre: "Pensé en mi hermano fallecido que me llevaba a entrenar"

La revelación a LMN del cipoleño, que perdió a su ser querido en un accidente de tránsito en la Ruta 22, en Neuquén. Valora el esfuerzo de sus viejos y su entorno para llegar tan lejos y cuenta qué le prometió a su hijo.

Fabricio Abatte

abattef@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Gastón era ese hermano mayor al que el más chico siempre admira. Lo llevaba al pequeño Néstor Emanuel a los entrenamientos, cuando el hoy campeón con Tigre soñaba con ser futbolista.

Pero la tragedia malogró su joven vida en la ruta 22. “Murió en un accidente de tránsito, cuando tenía 20 años y yo 11. Era soldado del Ejército, del Batallón 6, y fue cruzando la ruta 22 en Neuquén que lo atropelló un auto. Mi viejo lo había llevado en su coche y dejado ahí para dar la vuelta y volver a Cipolletti. Cruzaban dos y justo lo atropelló a mi hermano, el que iba con él pudo zafar”, relata el dramático episodio quien vive su momento de gloria en el más lindo de los deportes, el defensor que acaba de consagrarse con Tigre en la Copa de la Superliga.

“Me acuerdo que él me llevaba hasta entrenar o a jugar a la pelota, igual que el otro hermano mayor, eran mellizos. Fue un golpe duro para toda la familia y uno trató de apoyar a los padres, haciéndoles las cosas más fáciles sabiendo el momento duro que estaban pasando, no meterle más problemas para que puedan digerir eso que nunca se supera”, reflexiona con la misma inteligencia que se mueve en la defensa del Matador.

Conserva otros tres hermanos (“somos tres varones y una mujer) el crack del popular barrio La Paz, de la vecina ciudad, que destaca el esfuerzo de sus viejos para que él pudiera dedicarse al fútbol. “Uno en estos momentos piensa en el gran esfuerzo que siempre hicieron mis padres para que yo pueda estar ahí. Mi viejo laburó toda la vida y mamá es ama de casa, todo pasaba por él económicamente pero ella también lo dio todo por mí”, valora con su perfil bajo de siempre.

Le agradece a esa gente que siempre está con él pero no pudo viajar “al partido de mi vida”, como lo describió el Chino el mismo domingo de la histórica victoria a Boca en la gran final, por compromisos laborales. Así de responsables, serios y buena gente son los Moiraghi.

Mientras espera renovar contrato, se ilusiona con jugar la Libertadores 2020 y advierte que se les viene un “torneo muy complicado como la B Nacional, donde todo se define por detalles y no hay margen de error”, el defensor también define sus vacaciones y si pasará o no por la región.

“Estoy viendo si paso por Cipo, le prometí a mi hijo más chico, Tiziano (5 años), de llevarlo a la nieve que no conoce, el mayor Gonzalo (12) sí ya fue. Vamos a ver si podemos matar dos pájaros de un tiro con mi señora María José, no sabemos si vamos en avión o en auto”, adelanta Néstor Emanuel Moiraghi. Gran padre, gran hijo, gran hermano...

“Cuando Benedetto se me fue, rogué que no fuera gol”

Moiraghi, una de las figuras en la final ante Boca, anuló a los delanteros rivales, les ganó casi todos los mano a mano a Villa, Tevez, Zárate y Benedetto. Pero en una no pudo y cortó clavos...

tigre2.jpg

“Cuando Benedetto hace el control hacia adelante me deja afuera de jugada, con un solo movimiento, por su jerarquía. Se fue solo y estaba rogando que Gonza (el arquero) pueda hacer algo. Gracias a Dios pegó en el palo, zafamos”, admite lo que sintió en esos instantes interminables.

Mucho se habló en las últimas horas sobre los jugadores xeneizes, la mochila pesada que arrastran desde la final perdida con River. “Yo no los noté con presión, querían ganar la Copa y estaban comprometidos con la causa. Fuimos efectivos y luego les dejamos que controlen la pelota, porque era Boca”, explica el zaguero cipoleño.

“Cuando se hizo la premiación muy bien todos ellos, en especial Tevez saludándonos uno a uno y felicitándonos”, destacó el gesto al finalizar la charla con este portal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído