Pagó rescate para recuperar su propia mercadería

Eran lentes recetados que se estaban vendiendo en un comercio de la ciudad.

Un proveedor de lentes recetados, oriundo de Buenos Aires, aseguró haber perdido la mercadería que despachó a través de una empresa de transporte y, luego, descubrió que la vendían en un comercio cipoleño a precios irrisorios.

Intentó ir a fondo con la Justicia para recuperar el botín, pero no tuvo respuestas alentadoras, por lo que antes de partir decidió dirigirse personalmente al local identificado. Encaró al comerciante que tenía en poder los anteojos de su propiedad, negoció una suma de aproximadamente 5 mil pesos y recuperó así parte de la carga.

Te puede interesar...

De Cipolletti se fue muy enojado, porque hubiese querido confiar en el accionar de la Justicia y en sus resultados. A otros comerciantes de esta ciudad que tomaron conocimiento del caso les pareció una vergüenza que la víctima tuviese que hacer el trabajo que le corresponde a la Justicia para recuperar algo de lo que la empresa de transporte “le perdió”.

Efectivamente, el hombre intentó hacer las cosas por derecha y radicar una denuncia en la fiscalía con la intención de recuperar su mercadería. Pero como la carga que mandó desde Buenos Aires y siguió online se perdió en Neuquén, le explicaron que correspondía que antes denuncie el hecho en esa localidad. Ni aún así le dieron demasiadas garantías de que llegase a buen puerto. Con ese panorama, el hombre se fue, no volvió a denunciar y se las arregló por su cuenta. Fuentes judiciales cercanas a la fiscalía confirmaron que no hubo denuncia respecto de la cual pudiesen investigar. Sin embargo, reconocieron que se presentó y contó lo que le había pasado. Se informó que la carga había desaparecido en Neuquén y estaba asegurada por $3 mil, aunque su valor real era de $80 mil.

Se sabe que el proveedor acudió al área de Fiscalización que depende de Salud Pública, ya que la mercadería se debe comercializar con receta médica. Pero antes debía notificar a Viedma para requerir una inspección, y tantas vueltas le dieron al asunto que de allí también se fue con las manos vacías.

Por los carriles oficiales y legales el hombre no pudo avanzar ni un milímetro. Entonces, hizo lo que otros vecinos han hecho para recuperar lo que es de su propiedad: pagar un rescate. No se sabe si el comerciante que tenía los lentes mal habidos tuvo algo que ver con la maniobra o accedió a la mercadería de buena fe y fue otra víctima más.

Cronología de los hechos

Desaparece la carga

Un proveedor de lentes recetados envió la mercadería hacia una óptica cipoleña, pero la carga se perdió en el camino. Más tarde, detectaron que los lentes se vendían en un comercio local.

Paga por su mercadería

El hombre fue hasta el comercio en el que se estaban vendiendo estos anteojos y pagó 5 mil pesos para recuperar parte de la mercadería, ya que obviamente allí no estaba la totalidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído