El clima en Neuquén

icon
Temp
87% Hum
La Mañana Javier Milei

Casi 2 minutos, 3 decisiones y 4 millones ponen a Javier Milei del lado de la casta

Los aumentos de las dietas del Senado transformaron una decisión administrativa en un escándalo. En el oficialismo culpan a la Rosada y hay espejo en Diputados.

El escándalo que atraviesa al Senado por el aumento de las dietas está lejos de concluir. La resolución votada el jueves para aumentar las dietas en un 165% duró un minuto y 52 segundos. Pero el debate que no sucedió en ese momento irrumpirá en la próxima sesión que convoque la vicepresidenta Victoria Villarruel.

El Frente PRO, que conduce Luis Juez, presentó un proyecto para revertir la resolución y dejar sin efecto el incremento. Si no hay cambios, cada uno de los 72 integrantes de la Cámara Alta recibirá el mes que viene un depósito de 4,5 millones de pesos en calidad de dieta. Juez sostiene que no convalidó el aumento, que tampoco levantó la mano para habilitar la discusión sobre tablas, que requirió dos tercios de los presentes, y que no aportó su voto para aprobar la resolución administrativa. Es posible que el senador cordobés del Frente Cívico, que conduce una bancada de cinco integrantes macristas, ponga el grito en el cielo cuando regrese al recinto.

El oficialismo buscará estirar los tiempos para volver a sesionar, aunque dentro de dos semanas sus integrantes deberían estar a tono para tratar el giro que recibirán de la Cámara de Diputados, con la esperada aprobación de la nueva versión de la ley ómnibus. Tarde o temprano, la discusión por el aumento de las dietas estallará nuevamente en el Senado, pero esta vez será con un debate que volverá a meter el dedo en la llaga.

Juez 05-06-23-luis-juez-candidato-1582570.jpg
Luis Juez, líder del bloque de PRO, quiere revertir el aumento de sueldos en el Senado.

Luis Juez, líder del bloque de PRO, quiere revertir el aumento de sueldos en el Senado.

Lo que vendrá no será sólo cuestión de discursos altisonantes, porque el senador cordobés buscará que queden en evidencia aquellos que no quieran acompañarlo en la reversión del aumento. Es poco probable que la propuesta prospere.

Para defenderse de las críticas, Villarruel escribió desde su cuenta de X, ex Twitter, que todos los bloques respaldaron la decisión en la reunión de labor parlamentaria que se realizó 24 horas antes. Juez sostiene lo contrario y se ampara en el acta donde no está su firma. Le reclamó a la vicepresidenta que se corrija y aclare sus expresiones antes de que la tensión escale. Por ahora la pelota está en la cancha de la titular del Senado, con el jefe de una bancada aliada que será determinante cuando les toque afrontar, por primera vez, el debate en comisiones de la segunda versión de la ley ómnibus.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/VickyVillarruel/status/1781047747862233176&partner=&hide_thread=false

"Si nosotros no podemos reconsiderar el macanazo que se mandó el Senado de la Nación, ¿con qué autoridad vamos a venir a decir cuándo tiene que ganar cada uno? Pero bueno, seguramente en la próxima sesión habrá este debate y será un debate duro, complicado y difícil, como deberíamos haber tenido el jueves y la semana pasada", dijo el dirigente cordobés en declaraciones radiales. El mensaje no sólo es una advertencia para Villarruel, sino también una forma de bajarle el precio a la otra propuesta que surgió luego del escándalo y que volverá a instalar el debate en cualquier momento.

El interbloque peronista, liderado por José Mayans, impulsa una propuesta para fijar un tope para los salarios de los tres poderes del Estado. La iniciativa tira la pelota para adelante, pero también interpela a cortesanos, jueces, fiscales, ministros y hasta al propio Milei, que hace un mes también quedó enredado por un aumento salarial que dijo desconocer. Hace un mes le echó la culpa al entonces secretario de Trabajo Omar Yassin, pero no tenía nada que ver y sirvió como chivo expiatorio para dejar el cargo en manos de Julio Cordero, uno de los exgerentes más prominentes del Grupo Techint.

El traspié presidencial quedó fuera del radar, pero se suma a los hechos que, dentro del Senado, consideran razones de peso para aumentar las dietas. Dicen que cuando supieron del aumento del vocero presidencial Manuel Adorni, sintieron menos preocupación y tuvieron más determinación para avanzar con la decisión.

Lousteau.jpg
Martín Lousteau, líder de la UCR, defendió el aumento en el Senado.

Martín Lousteau, líder de la UCR, defendió el aumento en el Senado.

En el seno del bloque oficialista insisten que el viernes, cuando había estallado el escándalo, sintieron aún menos incomodidad cuando advirtieron que el secretario de Medios, Eduardo Serenellini, había sido ascendido al rango de ministro. A eso se suman reproches sobre un incremento para la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei, y una serie de aumentos para los directores de YPF.

Este lunes Adorni buscó atajar parte de las acusaciones que salen desde su propia fuerza política o de aliados esquivos, en estado crítico, como el senador radical Martín Lousteau. El exministro de CFK y actual titular del Comité Nacional de la UCR apuntó a Adorni y su salario, que superaría los 4,5 millones de pesos. El funcionario lo negó.

“Me parece que rayó lo desagradable y mucho más desagradable, y esto lo hablo porque también han hablado de mí, mucho más desagradable la forma en que después lo justificaron“, lanzó el portavoz. Sobre la hermana del presidente aclaró que tiene rango ministerial desde el 10 de diciembre y respecto a Serenellini aseguró que fue para enmendar un error pero que no mejorará sus ingresos. En otros despachos de Balcarce 50 aseguran que fue para superar una etapa de castigos administrativos por parte de Karina.

En el Senado creen que todo el escándalo de las dietas alimenta el descrédito que la Casa Rosada le dedica al Congreso. Milei definió a sus dos cámaras como un "nido de ratas" y apenas supo del aumento votado en un minuto y 52 segundos aseguró que así actuaba "la casta". Después tuvo que corregirse y asegurar que, además de los siete senadores de LLA, la bancada del PRO no había levantado la mano. Ahí late un detalle, porque el Frente PRO no firmó el acuerdo de labor parlamentaria, pero sí lo hizo Bruno Olivera del bloque de LLA.

La dieta de cada senador de 1.700.000 pesos a 3.200.000 y no a 4.500.000 como será a partir de ahora

Después de la sesión Villarruel salió a defenderse, pero esta vez no hubo debate con el presidente. La titular del Senado ya opinó que los integrantes de la cámara alta tienen que cobrar bien por las responsabilidades que tienen y acató la primera orden de Milei. En febrero le ordenó que no aplique el enganche de la paritaria de los trabajadores legislativos. Implicaba un aumento del 29,2% en dos tramos. Habría llevado la dieta de cada senador de 1.700.000 pesos a 3.200.000 y no a 4.500.000 como será a partir de ahora. El freno de febrero que Villarruel trató de resistir cosechó bronca en cada una de las bancadas y abrió una vendetta. "Hicieron lo que Javier pedía: que votaran una decisión y al final lo hicieron", resumieron dentro del bloque oficialista para reflejar el nivel de acuerdos que había con la decisión que desconocía por completo la instrucción presidencial.

Qué pasa en Diputados

El escándalo irresuelto del Senado ya generó un efecto espejo en Diputados. El titular de la Cámara Baja, Martín Menem, frenó todos los aumentos paritarios y ahora tiene reclamos de todo el arco político por haber impedido una actualización de las dietas. Dijo que lo hará cuando le voten la nueva versión de la ley ómnibus y le sumó tensión a una negociación que todavía no cierra por completo.

Milei podría retomar el discurso de campaña y volver al discurso anticasta. Los riesgos están definidos por la contradicción que le generan los incrementos autorizados dentro del Ejecutivo para sus funcionarios. Desde la semana pasada algunos funcionarios repiten la frase que dijo Luis "Toto" Caputo a un grupo de empresarios.

Javier-Milei.jpg
Javier Milei y una particular

Javier Milei y una particular "fobia", aunque la versión oficial habla de alergia.

"Vamos a hacer todo el kirchnerismo que sea necesario", dijo el ministro de Economía para justificar las medidas intervencionistas que contradicen por completo las definiciones ultraliberales. La pelea con las empresas prepagas para revertir los aumentos y la denuncia por cartelización que hizo ante la Justicia la Secretaría de Comercio, anticipa que pueden pegar un volantazo cuando lo consideren necesario o mientras comprueban que los aumentos fijados por las empresas fueron permitidos por el DNU 70/23.

En el gobierno estiman que el presidente todavía tiene un amplio margen para capitalizar el descrédito que generó la decisión del Senado. Las consecuencias del monumental ajuste que aplica hace cuatro meses comienzan a desgastarlo, pero con menos intensidad que la esperada.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario