El clima en Neuquén

icon
Temp
87% Hum
La Mañana Javier Milei

Javier Milei promete bajar impuestos a cambio de restituir Ganancias

El gobierno no puede dar ese paso sin contar con fondos que puedan reemplazar lo que genera el tributo a la venta de dólares. Los mercados están atentos a la “otra brecha”.

El anuncio del presidente Javier Milei sobre que va haber una importante baja de impuestos una vez que se aprueben la ley Bases y el denominado paquete fiscal, no es ninguna novedad. Ya se sabe que el esquema de dólar “atrasado” que ha elegido el gobierno para estabilizar los precios requiere de reducir costos internos para que los productos argentinos no queden caros ante la competencia externa.

El anuncio de Milei no aclara que la rebaja de impuestos que anunció implica la suba de algunos gravámenes. Específicamente, dijo que va a quitar el Impuesto PAIS, un tributo que es el quinto más importante entre los que más aportan al fisco.

Impuesto a la Ganancias.
Para bajar el impuesto País Javier Milei tiene que restituir Ganancias.

Para bajar el impuesto País Javier Milei tiene que restituir Ganancias.

Según estimaciones privadas, sin el Impuesto PAIS el ministro de Economía, Luis Caputo, no habría podido conseguir el importante superávit fiscal del primer cuatrimestre. Si se eliminara ese gravamen el gobierno no habría podido tene superávit financiero.

El impuesto País

¿En qué consiste el tributo?. Es una alícuota del 17,5% que se paga al comprar los dólares necesarios para hacer la mayoría de las importaciones. Hay que tener en cuenta que en Argentina casi no hay artículo que no tenga algo que ver con lo importado, hasta la harina que tiene algo ello, como puede ser el caso de los fertilizantes para el trigo.

De modo que es un impuesto que se convirtió en uno de los pilares de la estructura recaudatoria. Que Javier Milei quiera eliminarlo, no es ninguna novedad. De hecho, le negó a los gobernadores la posibilidad de coparticiparlo en reemplazo de los recursos que perdieron por la eliminación del Impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría, porque ya está en su cabeza quitarlo.

El problema es que para reemplazarlo se requiere de otro impuesto que aporte dinero al fisco con igual o mayor importancia. Ese tributo es el ya mencionado Impuesto a las Ganancias, que va a volver bajo el título de Impuesto a las Ingresos, pero que es el mismo tributo de siempre, que afecta a los salarios más altos.

En el esquema de política económico que presentó Luis Caputo apenas asumió su cargo como ministro de Economía, planteó la restitución del mismo, pese a que el propio Milei como diputado hacía tres meses había votado a favor de quitarlo. El Impuesto a las Ganancias de los salarios aporta un 0,4% del PBI, según indican las estimaciones oficiales.

Ganancias, impuestos y reemplazo

Es por ello que la rebaja o eliminación del Impuesto PAIS no va a salir hasta tanto no se pueda reemplazar con el Impuesto a las Ganancias. Hoy en el Senado, ese punto del paquete fiscal tiene como eje de discusión el nivel por donde pasará el corte. En Diputados se aprobó que paguen desde los $1,8 millones para un empleado soltero. Está claro que por mas que lo suban, los gobernadores patagónicos no van a apoyar la restitución del tributo.

La otra brecha

Desde el punto de vista de los mercados se hacen otras cuentas. Están interesados en otra brecha que no es la de dólar oficial y los financieros. Miran la brecha que hay entre la evolución de los ingresos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y los gastos.

En abril los primeros cayeron 7% en términos reales respecto de igual mes del año pasado y los segundos se desplomaron 24%. Hay que recordar que el gobierno arrancó el año con una caída del 40%, que luego bajo a unos 30% en febrero. Es decir, que el margen de ajuste del gasto se va acortando.

La brecha que hubo entre la caída de ingresos y la de los gastos fue de 17 puntos. Entre los operadores financieros se estima que para poder conseguir un superávit primario a lo largo del año esa brecha no tiene que bajar del 10,5%. Si ello ocurriera se pondría en riesgo el superávit de las cuentas, lo que seguramente dispararía la inflación.

No parece ser un escenario que el gobierno quiera. Si la tendencia fuera hacia ello, volvería a recortar el gasto, El problema es que el ajuste permanente del gasto es contractivo para la economía en general. Si el Estado consume menos resta actividad económica, porque retira demanda en un momento en el que el sector privado deja de demandar debido al recorte de salarios y jubilaciones.

Para Milei entonces es vital que el Senado apruebe el paquete fiscal. De ocurrir ello, podrá quitar el Impuesto PAÍS sin generar un colapso fiscal, y junto con ello, levantar el cepo al dólar, lo que puede dar sensación de una normalización para las empresas. Pero se trata de pasos que no se pueden dar en breve, llevarán un tiempo y mientras tanto el presidente solo tendrá para ofrecer a sus seguidores más mística, como la del sábado 25 de mayo en Córdoba.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario