El clima en Neuquén

icon
11° Temp
82% Hum
La Mañana inflación

¿Por qué el gobierno se juega de lleno a apurar la baja de la inflación?

Además del humor social, tiene el problema de la caída pronunciada de la actividad económica. Todavía falta subir tarifas.

La inflación se desacelera más rápido de lo que esperaban los economistas, pero a su vez también se está haciendo más pronunciada la caída de la actividad, advierte en un informe la consultora LCG.

“La inflación se desacelera a un ritmo más pronunciado al que inicialmente estimábamos. Para abril las proyecciones se concentran nuevamente niveles de un dígito (alto)”, anticipa LCG en su reporte semanal.

No obstante, advierte que “la contracara de esta desaceleración más marcada ha sido una retracción también más intensa que la prevista”.

De acuerdo con datos privados, la actividad se desplomó en los últimos 3 meses al acumular una caída del 5,8% en noviembre, diciembre y enero.“Puesto en estos términos, la moderación de la suba de precios está teniendo un costo elevado”, plantea el reporte.

Para LCG el gobierno está dando algunas señales que habilitan a pensar que “está poniendo un mayor énfasis en garantizar un sendero de desinflación más acelerado, incluso que el contemplado inicialmente”.

“Recordemos que Javier Milei anunció en varias oportunidades que debían esperarse 24 meses de inflación elevada (estanflación)”, precisa el informe.

milei bariloche.jpg

Javier Milei la semana pasada junto a empresarios en el hotel Llao Llao de Bariloche

La consultora destaca entre las señales que da el gobierno del abandono de la hortodoxia a “la pelea con las prepagas obligándolas a retrotraer aumentos que habían sido habilitados en el marco de mercados desregulados puede ser una prueba” de que el gobierno prefiere sacrificar actividad por baja inflación.

“La insistencia del ministro Caputo en no homologar paritarias con subas superiores a 10% para los próximos meses es otra” prueba de ello, dice el estudio.

También puede contarse dentro de la lista la postergación de los aumentos de las tarifas de gas, que inicialmente correrían desde febrero y finalmente se establecieron, en cuotas, a partir de abril para evitar coincidir con las subas de electricidad, y hasta la eventual prórroga de los segundos aumentos aplicados a los boletos de trenes y colectivos que trascendió esta semana.

“Finalmente, y con mayor incidencia, también cuenta la decisión de anclar en el tiempo el tipo de cambio promoviendo un crawling de apenas 2% mensual”, remarca el informe de LCG.

No afectar el humor social

LCG sostiene que “parece evidente que parte de los motivos de estas medidas dilatorias están en no afectar el humor de la base electoral, y no sólo en la administración de la inflación”.

“La calibración de esto es compleja. Los precios relativos deberían estar en un nivel razonable antes de iniciar un proceso de metas cambiarias o monetarias”, añade el trabajo.

Por otro lado, dice que “se pretende reducir al máximo las tasas de inflación mensuales antes de iniciar esta segunda etapa, asumiendo que todavía hay margen para que el tipo de cambio se aprecie un poco más”.

“Cuanto más se achique en lo inmediato el aumento de precios, menos devaluación se requerirá en el futuro, lo cual se asemeja a una carrera contrarreloj”, explica el informe.

Salarios vs inflación

El informe privado dice que los salarios acumulan una baja real del 25% desde el pico de 2017 y agregaron una caída de 19% en los últimos tres meses. Se vislumbra una necesaria recomposición, pero si está no es a expensas de que las empresas reduzcan margen de rentabilidad, lo probable es que se trasladen a precios.

“Si la recomposición de salarios se hace contra márgenes empresariales que aumentaron en exceso en la previa, la presión sobre precios podrá ser menor. Pero si los márgenes se mantuvieran, tendremos más inercia inflacionaria”, advierte LCG.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario