El clima en Neuquén

icon
11° Temp
82% Hum
La Mañana Alberto Fernández

Un Gobierno que no termina de conectar con la realidad

La política mantiene su propia agenda, lejos, muy lejos de la gente. Massa volvió esta semana a sacar otro conejo de la galera; dudas sobre la tensa calma que existe en el mercado cambiario.

Berlín, 7 de Octubre de 1989. El líder de la República Democrática Alemana (RDA), Herich Honecker, secretario general del partido y jefe de Estado, daba su tradicional discurso celebrando los 40 años de la joven patria comunista.

Sus ministros, secretarios y asesores, presentes allí, tras las pausas generadas en cada párrafo, aplaudían con gran fervor a su líder. Se aplaudían asimismo. Mientras tanto, la sociedad, el país y el mundo estaban en otra frecuencia.

Poco más de un mes después, el 9 de noviembre, caía el Muro de Berlín. Millones de alemanes de este y oeste entraron en delirio. Honecker se mostraba ingenuo frente a los acontecimientos. Sus ministros y asesores, sin mucho más que hacer, sencillamente lo abandonaron.

caida muro de berlín

El autismo político el Gobierno terminó siendo fagocitado por la realidad.

Si bien las comparaciones son odiosas, y más aún las históricas en donde es difícil que los hechos se repitan con alto grado de similitud, lo que esta ocurriendo con el Gobierno de Alberto Fernández tiene cierto paralelismo con aquella realidad vivida por la política alemana del este de fines de la década del 80.

La desconexión entre la concertación gobernante y la sociedad argentina, es verdaderamente preocupante. La agenda política esta cada vez más lejos de la gente y todo parece indicar que esta desvinculación se acentuará en la medida que nos acerquemos a las elecciones de agosto.

Un presidente aislado, con el sueño de logar la reelección. Una vicepresidente condenada a 6 años de prisión por robo a las arcas públicas, intentando buscar desesperadamente que la historia la absuelva. Y una oposición que no define rumbo ni propuestas a solo meses del acto eleccionario. En el medio de todo esto, la gente: preocupada por llegar a fin de mes con su magro salario, el miedo a perder el trabajo, sin expectativas de mejora económica, soportando una inflación mayor al 100% anual y el temor de la cotidiana inseguridad.

Cristina y Alberto en el Congreso.jpg

Tal vez quien mejor interpretó este escenario, con un tono de cruda autocrítica, fue la voz de la exgobernadora María Eugenia Vidal: “La política es un circo sin público, hacen función todos los días, pero la gente está afuera de la carpa”. Una metáfora que, sin dudas, debería hacer recapacitar a la conducción de todos los partidos políticos.

Massa y sus conejos de la galera

Si hay algo que se debe ponderar del flamante ministro de Economía es que, cada vez que perece que estamos dando el paso al abismo, saca de su galera una medida económica que nos aleja transitoriamente de esta situación. Lo que también hay que mencionar es que los efectos positivos de estas medidas cada vez duran menos, y las crisis posteriores aparecen no solo con más frecuencia sino también con mayor fuerza.

La pesificación de los bonos en dólares en manos de las empresas u organismos públicos, es otro manotazo del Gobierno para intentar llevar calma a los mercados.

Se habla de unos 4.000 millones de dólares con los que efectivamente puede contar Economía como para intervenir el dólar financiero que esta semana perforó con holgura los 400 pesos por unidad.

Sergio Massa

Claramente solo con esto Massa no llega a agosto con una pax cambiaria estabilizada, teniendo en cuenta que la cifra mencionada compensaría solo una parte los menores ingresos en dólares que percibiría el Estado por la magra cosecha en el campo. Hay una tensa calma en el mercado.

Como contracara, se profundizará la descapitalización de las empresas y organismos públicos que participan de este canje. Pese al relato del Gobierno, reciben nuevos bonos en pesos que, en el contexto de la economía argentina actual, carecen de valor alguno.

Pero también hay que ser sinceros en este tema. Este canje forzoso que involucra a la Anses, no afecta a los jubilados que seguirán cobrando sus haberes por la fórmula relacionada con los ingresos y salarios. Y en relación al flamante Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) de la Anses, que ya dejo de tener garantías y sustentabilidad desde el primer día que se privatizó el sistema, recibirá más papelitos que le servirán solo para justificar el continuo vaciamiento de sus activos, depredación que ya lleva más de 15 años siendo parte de un relato sin contenido alguno.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario