Polémica: violó a sus hijas y la Justicia cambió el fallo

Para el jurado popular es culpable y le dieron 17 años. Ahora está libre.

San Martín de los Andes.- Violó a sus dos hijas de 4 y 6 años, fue a juicio y el jurado popular por unanimidad lo declaró culpable: por eso lo condenaron a 17 años de prisión efectiva. Sin embargo, la Justicia lo benefició y desde la semana pasada camina libremente por las calles de San Martín de los Andes como si nada hubiese pasado.

El hombre de 43 años recuperó la libertad al conocerse el fallo de un tribunal de impugnación, que dio marcha atrás con la condena.

El caso estremeció a la localidad cordillerana y se hizo público el año pasado, cuando la madre hizo la denuncia contra su ex pareja, padre de las nenas.

Según se explicó, las víctimas de 4 y 6 años padecieron las violaciones durante dos años, en reiteradas ocasiones, cuando visitaban al padre, que estaba separado de su mamá.

Las nenas sometidas tenían 4 y 6 años y un tribunal de impugnación cambió la calificación del delito por abuso simple.

Durante el juicio por jurado popular, realizado en mayo de este año, se conocieron las pericias a las que fueron sometidas las menores y lo que pudieron aportar en cámara Gesell, y quedaron comprobados los abusos sexuales cometidos por su padre.

“La administración de justicia en los casos más graves, el Código se la dio a los ciudadanos y todas las decisiones que atenten contra el pueblo las vamos a recurrir hasta la última instancia”. José Gerez. Fiscal general de Neuquén

Por unanimidad, el veredicto del jurado fue declararlo culpable del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.

“El jurado no tuvo dudas, fueron 12 votos contra 0”, destacó el fiscal del caso, Fernando Rubio, jefe de los fiscales IV Circunscripción.

El hombre estuvo en libertad durante todo el juicio y recién se lo encarceló cuando el juez Jorge Criado le fijó una pena de 17 años de cárcel.

La defensa impugnó el fallo del juicio por jurados e insistió en la inocencia del padre. Finalmente, el miércoles 31 de agosto, un tribunal de impugnación -compuesto por Alejandro Cabral, Liliana Deiub y Mario Rodríguez Gómez- dio marcha atrás y cambió la calificación del delito.

De esta manera, la sentencia fue modificada porque el delito no tiene los agravantes, y pasó a ser un abuso simple.

“El tribunal de jueces entendió que no estaba acreditada la penetración y dieron una serie de razones que a nuestro criterio no se explicaron correctamente”, sostuvo Rubio, quien adelantó que presentarán un pedido de impugnación extraordinaria en el Tribunal Superior de Justicia.

Con esta nueva calificación, el hombre podría recibir una pena que va de tres a diez años de prisión efectiva.

“Sabemos que a nadie se le impone la máxima pena que estipula un abuso simple. Si le dan la mínima de tres años, el acusado podría no ir a la cárcel y que quede en suspenso”, destacó el fiscal.

Además, con este beneficio, la defensa solicitó la excarcelación, que fue concedida, y el acusado ya está libre.

“Tal como era previsible, el viernes fue puesto en libertad”, confirmó indignado Rubio.

“Creen que sólo ellos pueden juzgar”

Para muchos especialistas, el juicio por jurado popular se transformó en una lotería, porque se depende de las instrucciones que los jueces técnicos les dan a las 12 personas para que emitan un fallo de culpabilidad y después se corre el riego de que un tribunal de impugnación cambie el fallo del juicio, y esto genera indignación en los fiscales. “Otra vez los jueces siguen pensando que los jurados populares no tienen el sentido común que tienen ellos”, expresó Fernando Rubio, jefe de fiscales de la IV Circunscripción. Es que no es la primera vez que dan marcha atrás con un fallo popular. En la jurisdicción de Rubio, el número de sentencias revertidas es casi el mismo que el de la cantidad de juicios bajo esta modalidad. El fiscal criticó la falta de explicaciones para refutar las decisiones de los representantes del pueblo. “Siempre algo tienen para ajustar”, destacó, al tiempo que recordó que el primer juicio por jurados realizado en la ciudad fue un caso de homicidio agravado en el barrio Chacra 30, pero que más tarde fue calificado como homicidio simple. “Los jueces han demostrado que no les interesan los juicios populares y siguen pensado que son los únicos en condiciones de juzgar. Lamentablemente, de esta manera boicotean el sistema”, resaltó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído