Prevén hasta 9 mil muertes por la baja de atención ante el miedo al coronavirus

Lo aseguró una publicación médica en referencia a las afecciones cardio y cerebrovasculares que tuvieron una caída importante en las consultas.

Al declararse la pandemia por coronavirus y la cuarentena obligatoria en Argentina por su prevención, las visitas a los hospitales, centros de salud y clínicas para atender otras patologías bajaron considerablemente. Ante esta situación es que una publicación médica anunció que podrían morir desde abril a octubre entre 6 mil y 9 mil personas por enfermedades cardiovasculares.

En el país, las primeras causas de mortalidad son las afecciones cardio y cerebrovasculares, que en 2018 se cobraron más de 95.000 vidas. De no cambiar el escenario, y debido a la falta de consulta oportuna fue que el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) aseguró la posibilidad de esa alta tasa de mortalidad para este año.

Te puede interesar...

Sebastián Ameriso, jefe del Centro Integral de Neurología Vascular de Fleni, explicó al diario La Nación que durante la cuarentena se vio un descenso aproximado del 20% en consultas de urgencias por ACV y del 70% por episodios de ataques isquémicos transitorios, percibidos como más leves.

"Seis de cada diez personas con un infarto se quedan en su casa, algo muy peligroso, ya que uno de cada dos no tratados fallece y quienes sobreviven pueden tener complicaciones como insuficiencia cardíaca o arritmias y una mala calidad de vida", dijo Diego Grinfeld, presidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI), al diario La Nación

Según una investigación de Fleni, en nuestro país se producen entre 50.000 y 60.000 nuevos ACV por año. "El ACV causa un 10% de las muertes en la Argentina, alrededor de 12.000 anuales. Pero desde que se inició la pandemia bajó el pedido de atención aun en casos graves y es muy probable que veamos entre 100 y 200 más muertes más por mes debido a la falta de atención en agudo de ACV o strokes. El ACV, por otra parte, es la primera causa de discapacidad, aquí y en el mundo. Cuanto más se demora la consulta en agudo, más riesgo de lesiones posteriores, temporarias o permanentes", detalla Ameriso.

En Neuquén la situación es igual de peligrosa. El director médico de Leben Salud, Demetrio Thalasselis, ya había observado que la pandemia por coronavirus trajo también algunas consecuencias no deseadas como la reducción de consultas de personas con infartos o en tratamiento de enfermedades del corazón, por el temor que tienen los pacientes de concurrir a centros de salud.

“En Argentina trabajamos junto con instituciones de todo el país donde se tratan las enfermedades cardiovasculares, y los resultados son similares a los de Europa donde hubo una disminución de la consulta de urgencias por problemas cardíacos”, aseguró Thalasselis.

El cardiólogo sostuvo que se extremaron las medidas para facilitar que el paciente se anime a concurrir al consultorio. “Hay recomendaciones muy estrictas para el funcionamiento de consultorios y centro de salud. Readaptación de circulación de pacientes, áreas para respiratorios, el resto con otras, los turnos tienen que ser distanciados, las visitas deben ser contadas, salvo emergencia”, explicó.

Además, los pacientes deben concurrir con los elementos de protección, como tapa nariz y boca para evitar la diseminación. “Los consultorios están funcionando, los profesionales han demostrado responsabilidad en cuanto a la adaptación de protocolos en la atención a los pacientes; y se mantiene la higiene sobre la superficie de los escritorios para que las consultas sean efectivas”.

El cardiólogo recomendó que concurran a las consultas cuando corresponda. En el caso de tener dolor de pecho opresivo, adormecimiento pierna o brazo izquierdo, aliteraciones en el habla, esos son síntomas inequívocamente que les indica que deben hacer una consulta en el área de urgencia.

En todo el país

"Los sanatorios y clínicas privadas, por las que pasan el 70% de los episodios de atención médica en el país, hoy están al 50% de su capacidad", señaló el doctor Gerardo Bozovich, director médico del Instituto de Diagnóstico y Tratamiento (IADT). "Los sanatorios están vacíos. Pero hoy es más riesgoso ir al supermercado que hacerse una colonoscopía".

Una investigación de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina y la Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento (Adecra/Cedim) sobre 32 sanatorios, clínicas, hospitales privados, centros de diagnóstico y tratamiento ambulatorio del área metropolitana señala que en abril de este año las prestaciones cayeron hasta un 75% respecto del mismo mes del año anterior.

Las consultas totales por emergencias disminuyeron un 74%; las cirugías generales, un 73%; los ingresos a emergencias con síntomas de infarto, un 62%; las angioplastias coronarias (desobstrucción de arterias), un 59%; las cirugías cardíacas centrales, un 58%; los tratamientos de arterias del cuello, cerebro, piernas y abdomen, un 65%; los ingresos por ACV, un 46%, y las endoscopías digestivas diagnósticas y terapéuticas, un 80%.

Y el aumento de las muertes, si bien es lo más impactante, no es el único problema: en el mismo artículo de la revista Medicina antes citado, se mostró también que de mantenerse este menor control de los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, alto colesterol, diabetes, sobrepeso, etc.) entre abril y octubre de este año podrían producirse hasta 10.500 nuevos casos de enfermedad cardiovascular prevenibles.

LEÉ MÁS

El Gobierno evalúa extender la cuarentena hasta el 8 de junio

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído