Prevén una inflación del 35% para 2016 y un dólar a 16

Así pronosticaron economistas tras la salida del cepo cambiario.

La salida "gradualista" del cepo cambiario animó a los economistas a estimar para fines de 2016 un dólar cerca de los $ 16 y una inflación que rondará el 35 por ciento.

El escenario más temido -tanto dentro como fuera del Gobierno- no se dio, porque no se produjo un overshooting (una suba exagerada) del tipo de cambio, sino un alza que, por ahora, parece controlada. Un economista del Gobierno dijo que "el riesgo grande era en los primeros días; si ahora el tipo de cambio sube 50 centavos o baja 30 centavos, no pasa nada y el hecho de que no intervenga el Central brinda más fortaleza".

De todos modos, analistas consultados por LA NACION aseguraron que el éxito inicial para liberar el mercado cambiario no debe llevar a pensar que la guerra está ganada. Por delante están la suba de las tarifas de los servicios públicos y la negociación de las paritarias.

Luciano Cohan, director de Elypsis, dijo que "en 2015 el tipo de cambio terminará en $ 13,20 y, en 2016, en un valor que acompañe la inflación del 30%, a $ 16 en diciembre próximo, que no es una gran devaluación en términos de competitividad". El economista indicó que, respecto de lo que se esperaba antes de la apertura del cepo, "hubo un shock con menor riesgo inflacionario". De todos modos, expresó que "es una definición prematura porque la suba de tarifas puede cambiar la historia".

Para Elypsis, la inflación será del 35% el año próximo.

Daniel Artana, economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), aclaró que "la oferta de divisas de las cerealeras no estará todo el verano y la demanda de dólares por parte de las empresas subirá".

Según el ex viceministro, "cuanto más se financien con deuda, mayor atraso cambiario habrá; sería preferible algo más sostenible en el largo plazo, pero influir sobre el ciclo de actividad económica es muy interesante para la política".

Según FIEL, el dólar en un año estará entre 16 y 17 pesos y la inflación de 2016 será del 33 por ciento.

Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Ferreres & Asociados, sostuvo que gran parte del éxito en los próximos meses dependerá del nivel de crecimiento económico, luego de un año que terminará con una leve recesión (-0,5%).

"Si el rebote es mejor de lo esperado, pueden subir la tasa de interés algo más y bajar la inflación; así, habría una suba gradual del tipo de cambio, a diferencia del escenario inicial. Igualmente, es difícil que la economía crezca mucho porque la cosecha está jugada y Brasil está mal", aclaró. Para el estudio Ferreres, el tipo de cambio estaría a $ 13,80 a fin de este año, entre 17 y 18 pesos en un año, y la inflación será del 38% en 2016.

La directora del estudio Bein, Marina Dal Poggetto, afirmó que "hasta ahora se observa a la política primando sobre la economía: la puja distributiva es más importante que otras variables". De inmediato, aclaró que la tranquilidad cambiaria actual sólo refleja "un equilibrio de corto plazo, por una demanda que todavía no es plena". El siguiente paso, indicó, es que "se abra la cuenta capital y en ese sentido las expectativas por un acuerdo con el juez Thomas Griesa en torno de los holdouts son altas". Para Dal Poggetto, aunque la devaluación haya sido menor que la esperada, todavía no se puede hablar de atraso cambiario, porque "las economías regionales sin las retenciones están mucho mejor".

De inmediato aclaró que "hay que ver cuál es el tipo de cambio de equilibrio". El estudio Bein prevé un tipo de cambio a $ 13,80 a fin de este año y a $ 15,80 en 12 meses, mientras que la inflación sería del 27% este año y podría llegar hasta el 40% el próximo. Este número se alcanzará si la suba de tarifas "llega al 350% y las paritarias al 28%", precisó.

Gastón Rossi, director de la consultora LCG, elogió que el nuevo gobierno "haya logrado estabilizar el tipo de cambio aún sin utilizar las reservas; la secuencia fue lo suficientemente exitosa como para elogiarla. En dos semanas se pudo normalizar el frente cambiario".

Enseguida advirtió que "lo logró pisando importaciones, por lo que todavía hay un camino por recorrer" en cuanto al valor del dólar. Al respecto, Rossi sí consideró que "hay atraso cambiario si [el dólar] cierra a $ 13,15 a fin de año, por debajo de lo que se necesita en términos de competitividad". LCG calculó que el dólar a fin de 2016 estará en $ 16 y la inflación, entre 30 y 35 por ciento.

El economista opinó que "el financiamiento externo puede suavizar el ajuste, pero hay que desarrollar un reordenamiento fiscal que el Gobierno no está encarando, sino que está haciendo todo lo contrario".

Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído