Santa Gilda

A 20 años de su muerte, la cantante tropical continúa agigantando su leyenda. Luego de su trágico adiós, los fans la siguen venerando en su santuario

Buenos Aires

El 7 de septiembre de 1996 el mundo de la música tropical se sorprendía y paralizaba con una de las peores noticias: Gilda, una de las cantantes más amadas del género, fallecía en un accidente de tránsito cuando se encontraba conquistando diferentes rincones del país. El micro que la trasladaba a ella y a su banda chocó contra un camión que se cruzó de carril en el kilómetro 129 de la Ruta 12, camino a Chajarí (Entre Ríos). Además de Miriam Alejandra Bianchi -el verdadero nombre de la cantante, quien fue maestra jardinera-, también perdieron la vida su madre, Tita; su hija Mariel y cuatro de los músicos del grupo. Fabricio, el hijo de Gilda, y Toti Giménez lograron sobrevivir.

Ayer se cumplieron dos décadas de ese episodio que marcó a fuego a miles de fanáticos que la acompañaron en su funeral. A partir de ese momento nació la construcción del mito de Santa Gilda, que tiene su santuario a 50 metros de donde ocurrió el trágico accidente y donde muchas personas aseguran que suceden los milagros que ya se le atribuían a la cantante en vida.

La historia relata que durante un recital en Jujuy, Gilda vio llorar a una niña cerca del escenario y al finalizar el concierto la abuela de la niña se acercó para decirle el motivo: “Su madre está en terapia intensiva y la niña le pone tu música como si esta pudiera curarla”. Al poco tiempo -dicen- la madre de la pequeña se recuperó.

Ascenso

Desde que apareció en escena, tras responder a un aviso impreso en el que pedían vocalistas para un grupo musical, Gilda supo revolucionar la música tropical con su rostro angelical y su dulce voz, un cóctel que contrastaba con el tipo de música que era hasta ese momento sólo patrimonio masculino. Adoptó su nombre artístico en tributo al personaje que encarnó Rita Hayworth en la película del mismo nombre. Con una carrera meteórica, a partir de canciones como “No me arrepiento de este amor”, “Fuiste”, “Paisaje” (popularizada por Franco Simone en los 70) y “Corazón valiente”, su obra se insertó en diferentes clases sociales.

Si bien en un principio las apariciones televisivas eran escasas, Gilda tenía muy en claro que la mejor publicidad era el famoso boca a boca: “A nosotros lo que más nos conviene es hacer giras por el interior del país, ya que allí la calidez de la gente es inmensa y eso nos abre la puerta de más y más pueblitos. La Capital Federal es un terreno muy difícil para la movida tropical, por eso mismo debemos hacernos fuertes en el interior, y lo mejor que podemos hacer es brindarle a esa gente un show de calidad, porque la recomendación es la mejor y más barata publicidad que podemos llegar a tener”, sostuvo la cantante en declaraciones radiales durante una gira por el norte del país.

Mito y consagración

Con seis álbumes de estudio, el primero De corazón a corazón, lanzado en 1992, y el último, Si hay alguien en tu vida, de 1996, los recopilatorios y grandes éxitos de Gilda ya suman 20 ediciones desde su fallecimiento.

Meses antes de su muerte, Gil (como la llamaban sus fans) firmó un contrato millonario con México, algo que la pondría en lo más alto de su carrera, aunque su consagración llegó con el mito y la leyenda que la mantienen más viva que nunca.

Estreno

La película más esperada

Gilda, no me arrepiento de este amor, con Natalia Oreiro, tendrá su estreno el próximo jueves en todo el país. Con la dirección de Lorena Muñoz, la cinta va desde su niñez y su juventud como maestra, hasta llegar a su apogeo en la canción popular. Para Oreiro fue “un enorme desafío” interpretar a Gilda. “Ella es tan querida, conocida, transgeneracional y transcultural, la han reversionado tanto, que la gente tiene muy metido el concepto de cómo era ella y cómo cantaba. El desafío era no defraudar en la parte conocida, que dejen de verme a mí y que la vieran a ella en cambio y, por el otro lado, convencer en la parte no conocida de ella, que es donde se apoya la película. Queríamos hacer un hecho cinematográfico, que el espectador quiera ir conociendo o no a Gilda, una película que la atrape y que sea una gran película para que te metas en su vida, te guste lo que hacía o no”, dijo la uruguaya.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído