"Todavía soy una chica Olmedo"

La actriz brilla en Extinguidas, que llega a Casino Magic para hacer la revisión de diez mujeres de una época dorada.

Por Luis Castillo

Diez mujeres ícono de los ochenta, quienes supieron despertar los ratones de varias generaciones, ponen en escena Extinguidas, una comedia negra del director José María Muscari sobre los vaivenes de la fama. Beatriz Salomón, Noemí Alan, Luisa Albinoni, Adriana Aguirre, Mimí Pons, Pata Villanueva, Silvia Peyrou, Patricia Dal, Naanim Timoyko y Sandra Smith,se mueven como pez en el agua y, entre anécdotas y reflexiones, van de la risa a la emoción.

Chica Olmedo y tres veces tapa de Playboy, Salomón se tomó su tiempo para contar qué significa esta producción en esta etapa de su vida, que la vuelve a poner "en primera". Referente indiscutido de los dorados 80, la actriz resaltó que están haciendo "un éxito maravilloso", que le funcionó como terapia para un nuevo renacer arriba de un escenario.

¿Qué sentiste cuando Muscari te convocó?
Me sorprendió su llamado y luego me pidió que fuera al teatro Regina porque quería una entrevista. Nunca le pregunte para qué ni el porqué del encuentro. Luego me encontré con un montón de gente de mi época y todo fue muy emotivo. Fue un renacer.

¿Les chocó el nombre de la obra?
Fue lo primero que nos explicó (por José María Muscari) porque nos llamó la atención el nombre de la comedia. Y después nos detalló que 'extinguida' era esa época hermosa que vivimos nosotras (por el elenco), donde había el respeto y la solidaridad que se han perdido.

¿Cuánto hay de personal en la historia?
La obra es muy graciosa al principio y luego cada una tiene su monólogo, por el que la gente va a largar sonrisas y lágrimas. Es muy emotiva con un final brillante y glamoroso. La obra habla de la década gloriosa de los 80 y sí, hay mucho de vivencia de cada una.

Con la maduración que tienen como mujeres, ¿la puesta les funcionó como terapia grupal?
Sí, porque es un poco hablar con el público de nuestras miserias, logros y triunfos. Es todo lo que se vivió. Hay gente que nos vio en TV o en revistas que no sabía cosas que nos pasaban. Por eso es importante que vayan a ver a estas diez mujeres, porque dejamos una huella en el camino.

Personalmente, ¿la obra funcionó para sacarte algún peso de encima?
Sí, fue como ir al psicólogo. Hay algún tema personal dicho por mi propia boca y no como contaron las revistas. Hay gente que ha sido muy solidaria conmigo por lo que me pasó (su ex Alberto Ferriol le fue infiel).

En cierto punto, ¿hay una revancha?
Nunca paré de trabajar porque hay productores que me quieren y admiran. Pero esta entrevista con Muscari fue la vuelta a trabajar en primera y sentirme otra vez reconocida a nivel profesional. Es algo que me hace muy feliz en una gira que es muy sacrificada. Somos dieciocho personas en un motorhome y uno tiene que lidiar con la convivencia, pero el tema es el trabajo y mostrar nuestro talento para darle a la gente un poco de afecto y alegría. Una risa cura todo y es lo más importante.

¿Te ha tocado ver al padre que lleva a su hijo para que conozca a su sex symbol?
Hay público de todas las edades y sobre todo muchas mujeres. La verdad que no nos podemos quejar. Después está eso que vienen a ver a la mujer de rulos que estuvo con Alberto Olmedo. Me encanta eso. Todavía soy una chica Olmedo y me emociona. Es un honor haber trabajado con ese gran maestro con un carisma e impronta inigualable. Tuve a suerte de compartir con él un escenario y estudio televisivo.

¿Qué comparación podés hacer sobre esa chica Olmedo y la actualidad?
Las chicas de ahora no tienen grandes maestros como fue Olmedo, Jorge Porcel, Juan Carlos Calabró, Juan Carlos Altavista (Minguito), Tato Bores. Era otra cosa. Dejaban lucir a las mujeres y había respeto. Hoy hay mucho de 'cuánto te pusiste de lola, con quién te acostaste'. Se mide cuánto quilombo hiciste y no el talento.

¿Ves que pueda surgir algún nuevo capocómico?
Hay gente... pero siempre digo que todo tiempo pasado no fue mejor, fue mucho mejor. Los valores, códigos eran otros. Hoy es la puteada. Martín Bossi es muy bueno, pero no es Olmedo. Él es un imitador. Va a dar mucho que hablar y va a seguir haciendo grandes éxitos.

–¿La década de los 80 es algo muy difícil que se pueda igualar?
Seguro. Fue una época dorada e irrepetible. Fueron los mejores años de la Argentina en todo nivel. Creo que la gente era más feliz y la Avenida Corrientes no dormía porque el público iba mucho al teatro y a comer a la Costanera. También la gente se divertía más y hasta era más elegante para vestirse. Ahora, te ponés un anillo de plástico y te cortan el dedo. En Buenos Aires no podés salir después de las ocho de la noche.

¿Cómo fue esa transición con el tiempo de ser la chica de tapa a convertirse en la mujer real?
En realidad siempre fui real. Soy sanjuanina y la gente del interior tiene otro ritmo. Tuve que adaptarme a la vida de Buenos Aires porque es la jungla, la locura y hasta algunos están para el Borda. Sigo siendo una mujer medianamente tranquila con valores de familia.

¿Qué te dejó la fama?
La fama es un arma de doble filo: cuando estás arriba todo es maravilloso, te sobran las invitaciones, la plata, todos los tipos te invitan a salir, viajás constantemente a Europa, tenés los mejores vestidos y sos setenta veces tapa de revista; y cuando la vida te golpea tenés que adaptarte. La prensa, cuando te caés, te pasa por arriba. Todo eso maravilloso que tuviste te va en contra. Pasás a ser gorda, vieja celulítica, fracasada y hasta te usan el nombre para pasarlo en cadena nacional. Creo que hay que estar muy equilibrada para poder sobrevivir a eso. He tenido todas esas sensaciones en la vida y por eso estoy acá de pie.


Sin amor
Sola y sin apuro

En 2015 Salomón manifestó que hace 10 años no tiene relaciones amorosas. Sin titubear, contó que "hoy está abocada a sus dos hijas" después de una "relación horrible para cualquier mujer". "Que tu marido te sea infiel con una travesti es algo muy duro que te baja los valores y la autoestima. Todavía no lo he podido superar, pero estoy en una etapa en la que brillo con mi trabajo. Si tuviera una relación, sería puertas afuera y ahora prefiero estar sola. Siempre tengo algo revoloteando, pero no le doy bola", reveló la actriz.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído