LMNeuquen crimen

Un chico de 14 mató a su amigo de 16 en una pelea por la Play

Todo empezó con burlas, que fueron escalando hasta una discusión mortal: el menor de los adolescentes lo mató con un cuchillo.

El crimen conmocionó a todo Mendoza. Y el drama tomó ribetes aún más increíbles cuando se conocieron los detalles del asesinato de un adolescente de 16 años a manos de otro, de 14, que era su amigo. Es que el motivo de la mortal pelea fue una discusión mientras jugaban juntos a la Play Station. Ese momento de distracción se convirtió en la escena del crimen. Ahora, uno de los chicos está en el cementerio y el otro, con su familia, ya que es inimputable.

Marco Antonio Vallejos, la víctima fatal, murió poco después de ingresar a la guardia del Hospital de Marlagüe, en Mendoza. Tenía heridas causadas por un cuchillo en el pecho y en el abdomen. El asesino era su amigo, quien lo acompañó hasta el centro médico en grave estado por las heridas que le causó a puñaladas, pero poco después fue señalado después por un testigo como el autor del crimen.

Te puede interesar...

El drama se desencadenó el domingo a la noche mientras los adolescentes jugaban a la PlayStation. Entonces, según publicó el portal Los Andes, las burlas iniciales se convirtieron en una fuerte discusión y todo terminó de la peor manera: el menor de los adolescentes tomó un cuchillo y atacó al otro a puñaladas.

adolescente asesinado.jpg
Marco fue asesinado por su amigo. El crimen se produjo en medio de un partido de Play Station.

Marco fue asesinado por su amigo. El crimen se produjo en medio de un partido de Play Station.

Cuando la Policía llegó a la casa, en el barrio Los Intendentes, “el menor tenía manchas de sangre de la víctima en su ropa”, indicó una fuente cercana a la investigación. Otro testigo fue el que contó lo que había ocurrido y señaló al amigo como el autor del ataque.

El lunes por la tarde, Marco murió en el hospital y fue sepultado en el cementerio de esa ciudad en medio del dolor y la bronca de sus familiares y amigos. El autor del crimen volvió a su casa con su mamá mientras la fiscal avanza con las declaraciones para tener todos los detalles del hecho. Sin embargo, la causa luego será cerrada ya que “el menor, por la edad, es inimputable”.

La víctima era un adolescente en situación vulnerable, ya que pasó algún tiempo en un hogar para niños de Malargüe y había conseguido iniciar sus estudios secundarios. El sacerdote Ramón Saso, responsable de la pastoral de adicciones de la diócesis de San Rafael, era su padrino y lamentó lo que ocurrió con Marco.

“Intentamos seguirlo lo más que pudimos. No es solamente una pelea de pibes; el problema es el consumo de drogas, hayan o no estado drogados en ese momento, y me hago cargo de lo que digo. Acá el problema es la gran cantidad de droga que hay. Nadie dice ni hace nada. En cuarentena, si hay algo que no ha dejado de circular es la droga”, comentó en diálogo con LV 19.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

9.2592592592593% Me interesa
5.5555555555556% Me gusta
5.5555555555556% Me da igual
3.7037037037037% Me aburre
75.925925925926% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario