Un motochorro la desfiguró para arrebatarle 300 pesos

"No quiero ni salir", afirmó la víctima tras ser asaltada por tercera vez.

Natalia Pérez Pertino

policiales@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

“Me empujó contra la pared y me pegó una piña en la cara que me dejó atontada. Ahí me revisó los bolsillos y me sacó lo poco que tenía”, narró Diana, una vecina que fue asaltada por motochorros por tercera vez. Fue tal la violencia con la que la atacaron que decidió hacer público el hecho para que los neuquinos se concienticen sobre lo que pasa y se animen a denunciarlos. Además, exigió mayor seguridad a la Policía y a las autoridades gubernamentales.

Faltaban pocos minutos para las 18 del jueves 13 de abril, cuando la mujer salió del médico en la clínica San Agustín, sobre calle Belgrano. Pasó por la farmacia, luego por la estación de servicio y tomó la calle Combate San Lorenzo en dirección a San Martín para esperar el colectivo de regreso a su casa. Lo que nunca imaginó la jubilada docente fue que a los pocos metros sería interceptada por un motochorro.

“Ni lo escuché venir. De repente lo tenía al lado y me empujó fuerte”, recordó Diana, de 54 años. Parada en el medio del living de su casa, relataba lo sucedido aquella tarde. Imitaba los movimientos que hizo el ladrón. “Me puso la mano acá (tocándose el pecho) y después me pegó una trompada acá (señalando su frente)”, contó.

7 meses pasaron entre el primer hecho y el segundo. Todos los ataques ocurrieron cuando la mujer caminaba por la vereda. Uno fue en pleno centro y dos cerca de la clínica San Agustín. En los primeros dos le arrebataron la cartera.

Volvió a sentarse. Con los ojos llenos de bronca e “indignación”, tal como recalcó en reiteradas oportunidades durante la entrevista con LM Neuquén, la jubilada describió con lujo de detalles la secuencia. “Me dejó atontada. Cuando se fue, no sabía qué hacer hasta que seguí caminando hacia la parada. Me subí al colectivo y me vine a mi casa, donde me quedé tirada en esa silla hasta que reaccioné”, comentó simulando estar casi desmayada sobre la silla.

Como ya había sido víctima de ladrones otras dos veces, la mujer decidió salir con lo necesario.

“Un tarjetero con documentos, tarjetas y el carnet de la obra social”, describió el botín que le sacó el ladrón de su bolsillo.

“Yo misma me puse la gotita y un parche”, sostuvo. El sábado se acercó al hospital regional y al día siguiente radicó la denuncia policial en la comisaría más cercana, pero aseguró que sólo la hizo por la documentación robada.

Insistió en un pedido de mayor seguridad a los gobernantes. “Quiero que alguien haga algo. Estoy indignada”, sentenció.

“No sirve de nada hacer la denuncia policial. No los buscan, no hacen nada. Yo solamente la hice para poder transitar por si te piden documentos, ya que me los robaron”. Diana, vecina Víctima de los motochorros

En siete meses

Dos veces le robaron la cartera

En septiembre pasado, Diana fue víctima de un ladrón que la tomó por atrás y la inmovilizó para robarle la cartera. “Como soy chiquita, me agarró fuerte, yo intenté moverme, pero cuando me mostró un tramontina me quedé quieta”, recordó la jubilada sobre la primera vez que le robaron a plena luz del día, en el centro de la ciudad. La segunda ocurrió en febrero de este año, cuando también caminaba por Combate San Lorenzo, en cercanías de la clínica, tal como la tercera vez. Esa vez, pudo ver claramente a su atacante. “Salí de un comercio y vi a un hombre. Se puso el casco y subió a la moto. Cuando llegué a la esquina, vi que iba a doblar y me frené. Ahí se abalanzó sobre mí y me arrancó la cartera”, detalló la mujer. Las dos veces hizo la denuncia policial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído