Una generación estelar pero sin consagración

No hay caso. A una de las mejores camadas de futbolistas de la historia se le sigue escapando la chance de ser campeón.

Estados Unidos.- Argentina sumó otra frustración y no pudo cortar la mala racha. Así, asoma otra generación de estrellas a la que se le niega el campeonato con la camiseta nacional, con cuatro finales de Copa América perdidas desde aquel último título en Ecuador 1993.

Una magistral camada de jugadores que, a pesar de sumar múltiples consagraciones en sus clubes alrededor del mundo, siguen sin poder festejar en la selección mayor.

Teniendo al mejor jugador de este siglo, Lionel Messi, fueron muchas las oportunidades desperdiciadas, incluso habiendo rozado la gloria en más de una ocasión.

La doble definición por penales perdida con Chile aumenta el estigma de la mala suerte. Con claros goles errados en cada definición, siempre se estuvo cerca de cortar la racha que, a esta altura, se hace interminable. Parece increíble que justamente un jugador como Messi nunca haya podido levantar una copa con la celeste y blanca, en lo que ya se convierte en un karma difícil de atravesar.

16 torneos pasaron desde el último festejo en 1993. en el camino se perdieron 6 finales.

Otros jugadores de renombre mundial como Mascherano, Di María, Agüero e Higuaín también estuvieron presentes en las últimas frustraciones y cargan una pesada cruz, incluso con la posibilidad de que hayan cumplido un ciclo. En generaciones anteriores también hubo destacados futbolistas que nunca pudieron ganar un título, como es el caso de Riquelme, Verón, Sorín, Aimar, D’Alessandro o Tévez, entre otros.

Bielsa, Pekerman, Basile, Sabella y Martino, cinco entrenadores a los que se les escapó el título en finales, con la coincidencia de haber tenido buenos rendimientos durante la Copa, pero con la materia pendiente en definiciones.

Todos los campeonatos mundiales en selecciones juveniles y las dos medallas de oro olímpicas en Atenas 2004 y Beijing 2008 presagiaban una etapa de festejos que no se pudo completar en mayores.

Los desmanejos y la crisis de AFA pueden ser otras razones para el éxito esquivo. Con una dirigencia seria y proyectos a largo plazo desde inferiores tal vez se podría haber aprovechado esta gran generación de jugadores. Los ejemplos de Alemania, España o el mismo Chile demuestran que los trabajos hechos con tiempo y planificación terminan dando sus frutos. Ahora a Argentina le tocará volver a levantarse de una decepción para afrontar el camino a Rusia 2018. ¿Podrá ahí sacarse la espina?.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído