Una mamá encadenó a sus hijos para que no roben

Los adolescentes, además, tienen serios problemas de adicción.

Una madre salteña de 38 años tomó una drástica y cuestionable decisión, motivada por la desesperación e impotencia de no poder hacer nada que solucione el drama que vive a diario: encadenó a sus hijos adolescentes, de 13 y 15 años, para que dejen de robar y de drogarse. Como si ella misma fuese la carcelera de los hijos, los inmovilizó para que dejen de cometer delitos y poner en juego sus vidas. La familia vive en el modesto barrio Democracia, en la zona sur de la capital salteña, desde donde, según relata la propia mujer, sus hijos se habían vuelto a escapar con un solo propósito: delinquir y consumir drogas. Fue entonces que, para no dejar de tener el control sobre ellos, los encadenó.

Antes de tomar esta triste determinación, la madre había denunciado en la Comisaría 10ª la desaparición de ambos adolescentes. ¿Qué había pasado? Ella los tenía encerrados en su casa pero los jóvenes rompieron la reja y salieron. Y mientras la mujer pedía ayuda a los efectivos porque no encontraba a sus hijos, estos asaltaban a una señora a la que le quitaron la cartera en una parada de colectivos de un barrio vecino. Y cuando la Policía salió a patrullar en busca de los chicos, fueron alertados de un hecho delictivo que involucraba a cuatro ladrones: dos de ellos eran los hijos de esta mujer. Las agentes pudieron capturar a los cuatro, aunque sólo uno quedó detenido, el que era mayor de edad; los otros tres, incluidos los mencionados dos adolescentes, fueron liberados y puestos nuevamente a disposición de su madre. Los jóvenes habían sido capturados con un arma de fuego calibre 32 y municiones, y aunque estén libres, la causa que los involucra está a cargo del Juzgado de Menores 1.

Te puede interesar...

Según fuentes de la investigación, los hijos de esta madre desesperada son adictos al paco, pegamento e, incluso, algún tipo de combustible, sustancias muy nocivas. Por eso la mujer en más de una ocasión se acercó a la comisaría para pedir que los buscaran o alertar que ellos estaban sueltos e inmersos en una situación grave y extrema. Y ante la reiteración de los problemas y la realidad de que no tenía forma de controlarlos para que dejen de robar y arruinarse la vida, cortó por lo sano y los encadenó. Si la Justicia, por ser menores, no encuentra un argumento para dejarlos encerrados y darles algún tipo de tratamiento, ella, al menos, se asegura de ese modo que no escapen mientras aguarda una solución de fondo que ayude a toda la familia.

Recuadro-página-16.jpg

LEÉ MÁS

El dolor y el ejemplo de una madre desesperada

Desesperada por la adicción de su hija viralizó un video pidiendo ayuda

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído