Zafó de milagro y la pelea cada día: "Esto es un regalo de la vida y sueño con volver a correr"

Mauro Giallombardo casi se mata en La Angostura en un accidente de tránsito. Tuvo que aprender a hablar y a caminar de nuevo. Dos años después sigue con la rehabilitación y su auto, este domingo conducido por el Pato Silva, ganó la carrera del TC en Centenario. "Le digo a la gente que siempre se puede salir adelante", su mensaje. Pase y lea...

Por Fabricio Abbate - abattef@lmneuquen.com.ar

Lo encontramos sentado en el interior del box de su propio equipo, el MG Racing SA en Centenario. Por sus complicaciones físicas, parecía lo más apropiado. Sin embargo, Mauro Giallombardo se esmera para brindar una muestra de respeto al trabajo periodístico y al mismo tiempo de superación personal. En ese simple acto de pararse para la nota, el piloto que hace dos años casi se mata en un tremendo accidente en Villa La Angostura que conmovió al mundo tuerca y al país entero, refleja su fuerza de voluntad, sus ganas de salir adelante, de no darse por vencido.

Te puede interesar...

Por esas cosas del destino, la charla se produce minutos antes de que el auto que debía correr él de no mediar el drama lograra la victoria más emotiva en Centenario, con el histórico Pato Silva al volante del Ford número 129. "Muy contento de estar nuevamente con ustedes en Neuquén. Siempre es un placer estar acá con tanta gente de la zona que uno conoce. Disfrutando del Turismo Carretera desde otro lugar, es mi pasión de toda la vida. El Pato corre el auto que iba a ser para mí antes del accidente. Y la verdad que lo representa de manera espectacular, así que muy feliz", destaca quien zafó de milagro tras varias operaciones y hoy sigue con la larga y ardua recuperación. En el medio tuvo que aprender a hablar y a caminar de nuevo.

giallombardo accidente1.jpg

Quizás por haber estado al borde de la muerte, considera este presente como "un regalo de la vida después del accidente, encontrar la posibilidad de seguir haciendo mi deporte de esta manera, es algo increíble. Yo hoy lo veo como un premio", asegura el campeón del TC 2012 y relojea que esté todo bien dentro de la estructura antes de la última final del año en la Máxima.

Centenario TC- (81).JPG

Reconoce que "me encantaría estar ahí adentro del auto" pero al mismo tiempo cuenta que "logré en otro rol encontrar una posición que me satisface muchísimo. Sigo estando en contacto con las publicidades, me siguen acompañando muchas personas. Vivo el cariño de la gente a pleno. Obvio me queda eso de piloto de querer subirme al auto. Pero me toca estar acá", acepta su realidad en la paz de su agradable búnker mientras afuera es un mundo de gente. Aunque no se resigna, claro, y revela: "Sueño con volver a correr". Además, promete intentarlo las veces que sea necesario.

Mauro Giallombardo: el piloto que zafó de milagro y la pelea cada día

Su lucha es diaria. El esfuerzo enorme y los progresos pequeños, lentos. Pero evoluciona, que es lo que importa. Y su gran meta, eso que se juramentó y propuso, lo que lo ayuda a no resignarse ni dejarse estar, su gran motivación. “Hago mucha rehabilitación, la verdad que le dedico todos los días mucho tiempo a eso. Es difícil, muy largo el proceso de mejora, pero después de dos años la evolución se sigue viendo. Mi objetivo es volver a correr, por ahí no al nivel que yo estaba pero es mi meta. Compartir la pasión, tener equipo de TC que ojalá que pueda seguir con el Pato, una persona que aprecio mucho, hoy tengo mucho mejor trato que cuando corría”, admite.

Esa última declaración dispara toda una confesión: "Disfruto cosas que por ahí antes no disfrutaba".

giallombardo karting1.jpg

Lo suyo es eso, estar entre los fierros, mirando carreras, el contacto con amigos. En la zona tiene varios dentro del ambiente, incluidos los pilotos del TC. "Me llevo re bien con Urcera, soy amigo desde antes del accidente. Y con Camilo Echevarría también compartí muchas carreras de karting. Al que menos conocía era a Juan Cruz Benvenuti, lo vi este finde", resume siempre con una sonrisa y un admirable espíritu inquebrantable.

Por último, deja un conmovedor mensaje que en parte explica por qué esta vivo. “No soy quien para dar un consejo a nadie, no me corresponde. Pero si hay algo que le puedo decir a esa gente que la está pasando mal y a mí me sirvió es saber que siempre se puede salir adelante. Ante cualquier circunstancia, siempre se puede encontrar el camino para seguir. Yo clasifico a las personas en dos tipos: los que se lamentan de los que les pasó y los que miran las cosas positivas dentro de lo que les sucedió y buscan salir adelante y pelear todos los días para estar mejor”. Mauro Giallombardo, un campeón de la vida, contó cómo se puso de pie…

LEÉ MÁS

La cámara de LMN te muestra cómo se vivió la final del Gran Premio Coronación del TC

No paraba de llorar por el "Chivo" y se las ingenió para conocer a su ídolo

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído