Acribillados con olor a ajuste de cuentas en Boedo

Eran peruanos. Viajaban en un taxi que, cuando se detuvo en un semáforo en ese barrio porteño, recibió al menos 30 balazos.

Buenos Aires.- Subieron al taxi en el Abasto con rumbo a Nueva Pompeya. Faltaban unos 30 minutos para la medianoche y poco menos de diez cuadras para que llegaran a destino cuando el auto fue atacado a balazos al frenar en un semáforo en Boedo. Las víctimas fueron los pasajeros: dos ciudadanos peruanos, uno de ellos con pedido de captura. El chofer resultó herido en un brazo y sospechan que se trató de un ajuste de cuentas.

Los dos pasajeros subieron al taxi en avenida Corrientes y Anchorena, en la esquina del Abasto Shopping. Iban hasta General Fernández de la Cruz y avenida La Plata, en Nueva Pompeya.
Eran cerca de las 23:30 y faltaban unas seis cuadras para que llegaran a destino. Pero nunca lo harían. En el cruce de Castro Barros y Chiclana, entre dos y tres hombres se bajaron de un auto que se puso a la par del taxi cuando este frenó en el semáforo de esa esquina de Boedo. Los acribillaron a balazos.

En la escena del crimen los investigadores hallaron al menos 30 casquillos de bala. Los pasajeros del taxi tenían 32 y 40 años.

Testigos del ataque contaron que los agresores comenzaron a disparar a "mansalva". "Fue una cosa de locos. Yo estaba cargando nafta y nos tuvimos que esconder. No sabíamos de dónde venían los tiros", contó uno de los vecinos.

Una de las víctimas murió en el acto, mientras que la otra falleció ayer bien temprano a la mañana en el Hospital Penna. Tenía ocho orificios de bala en el cuerpo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído