El clima en Neuquén

icon
Temp
90% Hum

Anitnegra transformó los recitales de cuarentena en acciones solidarias

Los líderes de la banda alegran a sus vecinos con acústicos desde su balcón. Y ahora, sumaron donaciones a un merendero y a un refugio de mujeres que sufren violencia de género.

POR ANALIA CASTRO - castroa@lmneuquen.com.ar

Tras sorprender a los vecinos de Neuquén con aquel primer recital que transmitieron vía streaming en la noche del pasado 25 de marzo, luego del clásico aplauso a los trabajadores de la salud, los hermanos Julio y Juan Pablo Sierra, líderes de la banda Anitnegra, siguen llevando alegría a sus seguidores con sus shows desde el balcón del departamento donde pasan la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus.

Te puede interesar...

Con el correr de los días, los músicos redoblaron la apuesta y, además de correr el horario de sus presentaciones a la tarde (miércoles y sábados de 18:30 a 19:45) para no generar molestias, fortalecieron el vínculo con sus vecinos y se sumaron a una movida solidaria para ayudar a un merendero y a un refugio de mujeres que sufren violencia de género.

Embed

"Esto lo hacemos con una amiga que se llama Romina Paván, que con otra chica, está vendiendo pastas y gran parte de lo que recaudan lo destinan a comprar mercadería para merenderos y refugios. Yo le dije que podía sumarme porque, como tengo la posibilidad de que en el barrio me escuchen cuando hago el acústico, podía empezar a pedirle a la gente que colabore con ropa o comida para llevar", contó Julio Sierra en diálogo con LMNeuquén.

De esta forma, el músico y su familia comenzaron a recibir donaciones y, después la primera entrega que hicieron el lunes de la semana pasada a un refugio de mujeres y al merendero "Proyectando Sueños", están a punto de hacer un nuevo aporte a partir de los alimentos y vestimenta que le llevan sus vecinos.

"El otro día fueron siete bolsas llenas de mercadería, más el dinero que pudo juntar Romi para comprar verduras, harina, azúcar, arroz, fideos. Ahora mi cocina la tengo otra vez llena de cosas -los vecinos trajeron mucha ropa, mucha ropa de bebé para los refugios- y en un rato la pasa a buscar para entregarla en los próximos días. Todo lo que cada uno pueda aportar, sirve. Nosotros lo vamos a estar enviando todas las semanas", remarcó la voz de Anitnegra.

"La gente también nos manda cartas por debajo de la puerta para agradecernos por tocar, nos dicen que la pasan re bien, que es una distracción para ellos. Algunos hasta nos envían plata a nuestra cuenta para ayudarnos a nosotros", comentó, agradecido por la empatía de su público con la preocupante situación que atraviesan los artistas debido al cese de actividades por el aislamiento social que impuso el coronavirus. No obstante, señaló: "A medida que me van mandado plata hago un pedido de polenta, fideos y arroz para enviarlo con lo que dona la gente".

Para Julio la cuarentena y sus recitales afianzaron los vínculos entre los vecinos y potenciaron la sensibilidad social. "Ahora salimos al balcón y los vecinos nos saludan. Antes, con algunos no teníamos relación, más allá de que yo soy bastante sociable. El barrio está re contento con los acústicos", celebró, después de desear que los aspectos positivos derivados de la crisis del COVID-19, como la solidaridad y la calidez en las relaciones sociales, se mantengan una vez finalizada la pandemia.

donaciones anitnegra (1).jpg

"Ojalá que la sensibilidad de la gente no cambie un ratito, sino que realmente seamos más sensibles y que cambie el trato y el respeto por las personas; y que el tema de ayudar también se mantenga, ya que mucha gente la pasa mal todo el año, no solo en la cuarentena", subrayó el músico, que junto a su banda, participa hace tiempo en movidas solidarias, aunque de manera anónima.

En cuanto a la continuidad de los recitales y la fidelidad del público, Julio expresó: "Ahora la gente sale menos al balcón porque hace frío, pero cuando recién empezamos calculo que dos mil personas nos escucharon desde sus casas, por la cantidad de edificios que hay por acá". "Nos han mandado mensajes desde las calles Jujuy y Salta, diciendo que nos estaban escuchando, incluso nos escucha gente desde el Hilton", apuntó el cantante que vive en un complejo ubicado entre las calles República de Italia y Brown.

Entusiasmados por la recepción de sus shows, los hermanos Sierra ya están pensando en un gran festival cuando el coronavirus se transforme en una anécdota y vuelva a aflorar la vida social, tal como se conocía antes del brote, aunque con una versión mejorada con abrazos, salidas y recitales incluidos. "Los vecinos nos propusieron que hagamos las gestiones para conseguir escenario, cortar calles y hacer un recital en el barrio. Y los vamos a hacer, cuando termine todo esto y todos podamos estar juntos". prometió.

Si querés colaborar con las donaciones, contactate con los integrantes de Anitnegra a través de sus cuentas oficiales de Instagram y Facebook.

LEÉ MÁS

El recital que encendió los balcones de Neuquén y explotó en las redes

Acción virtual para celebrar y pedir por una ley federal

Sebastián Tissot presenta su primer disco solista

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario