Apareció solo en un jardín de infantes: tiene dos años

Estaba con el torso desnudo y la leyenda "Sólo Dios puede cuidarme".

Buenos Aires.- Un niño de dos años apareció solo en la puerta de un jardín de infantes en la localidad bonaerense de Munro, partido de Vicente López, con muy poca ropa y el torso desnudo en el que había una inscripción con un marcador que decía: "Sólo Dios puede cuidarme", informaron fuentes policiales.

El nene fue visto en la vereda del jardín de infantes por la docente María Cárcomo, de 47 años, quien dio aviso a la Policía, mientras que la madre del niño "se presentó en forma espontánea dos horas después", tras lo cual concurrió a la Dirección de Minoridad de Vicente López, dijo el comisario Javier Coradazzi.

Indicó además que el niño "no presentaba signos de violencia y no daba la idea de estar en situación de calle" y aseguró que "se mostraba participativo y con mucho diálogo con las docentes del jardín, quienes lo entretuvieron con juegos mientras aguardaba ser llevado del establecimiento".

Fue encontrado por una docente. La madre apareció dos horas después y tuvo que dar explicaciones en el área de Minoridad. "Todo fue un juego", dijo.

"Su estado general era bueno, estaba limpio y bien alimentado", dijo Coradazzi, quien aseguró que presentaba además otras inscripciones menores realizadas con lapicera común en los brazos.

"Las docentes quedaron muy impactadas por lo que pasó y se investiga si el niño apareció solo en la puerta del jardín o fue llevado por alguien, ya que se maneja la hipótesis sobre si el niño se escapó o no de la vivienda", detalló el comisario.

Precisó además que la madre no permaneció en Minoridad en calidad de detenida y añadió que "no tenía ningún antecedente policial previo, por lo que es el Tribunal de Familia el que deberá decidir en principio sobre el menor".

"Aquí primero apareció el menor y luego hubo que ubicar a la madre, que se presentó en forma espontánea", detalló el vocero.

El jardín donde ocurrió el hecho se llama Diálogos y está ubicado en la calle Sargento Cabral al 3400. Además de la inscripción en la espalda, tenía escritos los brazos y parte del abdomen. Llevaba las palabras "Madre, Padre".

La madre del niño, quien dijo llamarse Tamara, señaló que todo se trató de un malentendido y que la causa por la que se fue de su casa fue "por un juego".

"No puedo hablar porque mi abogado no me deja. Él está conmigo. Todo fue un juego", sostuvo ante medios televisivos.

El caso Faustina


El caso de Munro disparó la alerta por el reciente episodio de la beba recién nacida hallada en el baño de una estación de servicio en el Conurbano.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído