Desesperada búsqueda del papá y la nena en Brasil

"Estamos rezando, esperamos un milagro", dijo el cuñado del turista.

El turista argentino Javier Caballero y su hija de 7 años, Trinidad, seguían siendo buscados intensamente ayer en la zona de Playa Ingleses, en Florianópolis, lugar elegido este año por miles de turistas argentinos, donde desaparecieron el viernes último.
De acuerdo con el relato de la familia, Javier salió a pasear al mediodía con sus dos hijas y nunca regresó al hotel. A las 21, su esposa Analía se presentó ante la Policía local y denunció la desaparición. Allí empezó un operativo que permitió encontrar recién varias horas más tarde -durante la mañana del sábado- a Candelaria, la mayor de las niñas, de nueve años.
Aún en estado de shock, luego de haber pasado la noche sola en un morro alumbrándose con la luz de su celular, la pequeña contó que su hermana había caído en un pozo durante el paseo y su papá se había arrojado a rescatarla. Asustada, se alejó del lugar para buscar ayuda y caminó varias horas hasta que fue identificada por las autoridades desde un helicóptero.
Germán Greco, cuñado del hombre desaparecido, aseguró ayer que no tuvieron durante el día ninguna novedad de sus familiares desaparecidos. "Estamos rezando; estamos esperando un milagro", declaró en diálogo con la radio La Red.
El tío de las niñas contó que el camino que habría elegido Javier para el paseo es muy peligroso porque se encuentra sobre un morro, a la vera del mar. Sin embargo, no había carteles que prohibieran el ingreso, aseguró.
La familia sostiene que se siente acompañada por las autoridades brasileñas porque están haciendo los máximos esfuerzos para encontrar cuanto antes a Javier y a Candelaria. Parte de la familia viajó desde Buenos Aires para asistir a Analía en Florianópolis.
El cónsul argentino en esta ciudad –este año volvió a verse repleta de compatriotas atraídos por los precios convenientes– afirmó que continúa la búsqueda y que tiene "esperanzas" de que padre e hija permanezcan extraviados pero protegidos, dentro de la zona selvática que rodea a las playas de la región.
El sendero donde se perdieron Javier y sus hijas se llama Trilha do Costão dos Ingleses y conecta Praia dos Ingleses (donde se hospedaban) con Praia do Santinho.

Una caminata de tres horas por una zona rocosa
El camino (la "trilha") que recorrieron el papá y sus nenas es rocoso. Los tres hicieron el trayecto sin guía. Según los servicios de excursiones locales, el tipo de dificultad de la caminata es fácil, pero establecen que los participantes deben tener al menos 8 años. Las excursiones empiezan y terminan en la Praia dos Ingleses, en el norte de la isla. Se trata de un camino circular que suele durar unas 3 horas. La familia Caballero es de Wilde, partido de Avellaneda. Habían llegado a Florianópolis el 15 de este mes y tenían previsto regresar a la Argentina hoy. La foto indica el lugar donde ocurrió el accidente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído