El año más copado del súper River

Neuquén.- La historia de River es muy grande y contempla muchos años gloriosos. Pero ninguno se compara con este 2018 soñado que hoy termina. Dos finales históricas ganadas al rival de toda la vida, una de ellas en un certamen tan prestigioso como la Copa Libertadores y en un mítico escenario, nada menos que el Santiago Bernabéu, lo que realza la conquista más allá de que mucho se renegó del cambio de escenario producto de la violencia.

Napoléon Gallardo es cada vez más héroe millonario y le gana todas las batallas a Boca y al que se ponga enfrente. Fue el karma del Xeneize en las dos grandes definiciones de los últimos meses. Primero se impuso en la Supercopa en Mendoza, por 2 a 0 con goles del Pity Martínez y de Nacho Scocco, otros dos protagonistas estelares del River 2018. El broche de oro para otra gran temporada sería en la denominada “final del siglo”. Y en una temporada de ensueño, dos pibes del Valle fueron protagonistas: el arquero cipoleño Ezequiel Centurión y el volante neuquino Matías Moya.

Te puede interesar...

Tras el 2 a 2 en la ida en La Bombonera, el 3 a 1 en el templo del Real Madrid le otorgó al club de Núñez su cuarta Libertadores y a sus hinchas, el mejor regalo navideño jamás imaginado.

Los nombres de Lucas Pratto, Juanfer Quintero y Gonzalo Martínez ocuparán un lugar de privilegio en los libros riverplatenses y del fútbol argentino. Ellos fueron los héroes del Bernabéu y el Oso también participó en los dos tantos en el primer partido en cancha xeneize (hizo un gol y forzó el segundo, en contra).

Tuvo también algunos momentos complicados la Banda Roja, pero la victoria en Mendoza ante el Xeneize fue un quiebre en el año millonario. Y el rival de toda la vida resultó la víctima preferida, ya que también lo amargó por la Superliga, en ese inobjetable 2 a 0 con goles del Pity y de Scocco.

En todos los albúmes del campeón de América aparecerá otro festejo del ex Huracán: su gol de penal en la milagrosa levantada ante Gremio, en Brasil, por las semifinales de la Libertadores.

gallardo-libertadores-1.jpg

La leyenda del muñeco se agigantó. Presencia regional con Centurión y Moyita.

La gran despedida del Pity

Fue tanto el desgaste físico y emocional en el cruce decisivo con Boca, que el Millo llegó muy desenfocado al Mundial de Clubes. Y, como consecuencia, sufrió un inesperado traspié por penales en su debut ante el Al Ain de Emiratos Arabes en semifinales, que lo privó del partido ante el Real Madrid.

El encuentro por el tercer puesto ante el Kashima sirvió para la estadística y para la despedida con gloria del Pity, quien ingresó en el complemento y marcó dos golazos. “Sé que el día de mañana voy a volver a este club”, prometió el ídolo, que continuará su carrera en los Estados Unidos.

Esa caída en el mundialito no empañó la celebración del pueblo de River. El domingo 23, una caravana interminable acompañó al plantel desde Ezeiza al Monumental, donde esperaba un estadio repleto para festejar a lo grande.

"Lo que viví no me lo voy a olvidar jamás. Gallardo nos convenció de que esto era nuestro. El grupo es bárbaro".Ezequiel Centurión. Arquero cipoleño de River, viajó a Madrid y habló con LMN.

"Ese gol ante Gimnasia me da chance en River. En 2019 espero quedar fijo en el plantel y lograr continuidad".Matías Moya. La joyita neuquina marcó su primer tanto hace poco y confía.

Un cipoleño y un neuquino

La región tuvo presencia en el memorable año de River a través de Ezequiel Centurión, el arquero que incluso viajó a la superfinal y al Mundial de Clubes, y de Matías Moya, el habilidoso enganche de Centenario que anotó su primer tanto en Primera a principio de diciembre en un 3-1 a Gimnasia. “Fue increíble lo que viví, no me lo voy a olvidar más”, dijo hace unos días el guardametas a LMN. “Ese gol me da chance”, nos confió, por su parte, Moyita. Ambos nos recibieron en sus casas.

A no olvidar el récord invicto

Luego de un mal comienzo de año, River cosechó un invicto récord de 32 partidos entre Superliga, Copa Argentina y Copa Libertadores. La racha, que entre conquistas más resonantes queda en un segundo plano y casi olvidada, se cortó el 19 de octubre en un partido por el torneo local ante Colón (0-1).

Hablando de rachas, Armani estuvo 965 minutos sin recibir goles, convirtiéndose en la segunda marca más larga de la historia del fútbol argentino (quedó a 110 minutos de Carlos Barisio, de Ferro).

Lo que sí, el tricampeonato en la Copa Argentina no pudo ser, si bien faltó poco. En semifinales, Gimnasia dio el gran batacazo y lo eliminó por penales. Fue justo en medio de la serie con Boca por la final de la Libertadores.

Poco le importa eso a River, que gozó con un 2018 supercopado e histórico.

5 goles de Lucas Pratto en la Libertadores

Fue el máximo anotador del conjunto millonario en el certamen. Le hizo dos a Boca en las finales, uno en cada partido. Antes les había marcado a Emelec, Santa Fe (fase de grupos) y Racing, por los octavos de final.

2 títulos del Millo en 2018

Y los dos los consiguió ante Boca. La Supercopa que se disputó en Mendoza y la Libertadores que se definió en el Bernabéu. Dos conquistas soñadas y memorables.

El mejor de toda su rica historia. Hernán Castillo. Periodista de TNT ligado a River

Creo que el 2018 fue el mejor año de River en su rica historia, básicamente porque se puede disfrutar más que en otros tiempos.

Ser campeón del mundo como en el 86 es genial y único, pero el rival fue el Steua de Bucarest y eso, por más que no sea culpa de River, baja la vara; así como esta Copa Libertadores y esta Supercopa ante Boca, el mismo año, lo hagan inigualable históricamente.

¿Cómo se hace para encarar lo que viene después de haber conseguido todo?

Considero que el 2019 se encara de la mano de Marcelo Gallardo, el tipo más preponderante de la historia de River. Eso es toda una respuesta.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído