"Hay una revalorización de tocar en vivo"

Luciano Supervielle. Auténtico y sutil. El pianista de Bajofondo llega el martes al Cine Teatro Español con Suite para piano y pulso velado, su trabajo más personal donde incluye todo su ADN.

Luis Castillo

castillol@lmneuquen.com.ar

Dice que tuvo que hacer un laburo de introspección para dar vida a Suite para piano y pulso velado, una obra clásica elaborada con el piano como primer protagonista (utilizó cinco), donde también está presente todo su bagaje musical. DJ y creativo, el músico que se autoprodujo asegura que es su álbum “más personal” que tiene “una visión poética de las cosas cotidianas de la vida”. El que habla es Luciano Supervielle, una de las patas fuertes del colectivo Bajofondo que el martes llegará al Cine Teatro Español acompañado por Javier Casalla en violín, Martín Ferres en bandoneón y Gabriel Casacuberta en contrabajo, también miembros de la agrupación que tiene como padre a Gustavo Santaolalla.

¿Qué te impulsó a hacer un disco prácticamente de piano?

En todos mis discos el piano tiene un rol importante junto con la computadora y los samplers. En este disco el piano pasó a ser el protagonista, si bien no desaparecen esas influencias que me vienen de la música electrónica.

Siempre te relacionás con el exterior en los momentos creativos. ¿En este caso qué fue primero, las imágenes o la música?

Creo que es un disco muy visual que tiene un fuerte componente de inspiración de lo que me rodea, de la vida cotidiana, de imágenes. En ese sentido una pieza fundamental es Agustín Ferrando, realizador de la serie Tiranos Temblad (hizo un documental del disco), que tiene esa visión poética de tratar de rescatar las cosas simples. El disco tiene eso: una visión poética de las cosas cotidianas de la vida.

Manifestaste que es tu placa más personal, ¿por qué?

Sí. Soy el único músico que interviene y no hay invitados. Lo produje yo mismo y eso me llevó a hacer un laburo de introspección que no había profundizado. Como dije, el piano es el protagonista, pero aparecen todas mis influencias de la música clásica, de la música rioplatense, del hip hop y la música electrónica.

¿Desde cuándo tenés contacto con la música clásica?

En mi adolescencia estudié en el conservatorio. Quizás esos años me dieron el contacto con Bach, Beethoven o Debussy, que de alguna manera dejaron una huella en mi estilo. Un poco en este disco vuelvo a esas referencias que tuve en mi pasado y es parte de mi bagaje y ADN musical.

¿Cómo te sentiste al estar solo ante el piano?

Hay varias maneras de posicionarse ante el instrumento. Una cosa que es básica en este proyecto es que son piezas que compongo pensando que en un futuro se conviertan en otra cosa. Este disco puede ser el punto de partida para hacer versiones en un estilo más de música electrónica utilizando esas melodías. Pueden transformarse en canciones o en bases para tocar en una banda.

¿Utilizaste varios pianos para el registro del álbum?

Sí. Hay como una búsqueda de distintos timbres. Hay pianos más de conciertos y pianos más domésticos. Tenía ganas de experimentar ese cruce de distintas sonoridades que le dan distintos significados al sonido del piano: de una cosa como solemne a una más íntima que podría estar en el salón de tu casa.

Antes de grabar, ¿ya había composiciones escritas?

Había dos. Una es una pieza de Jorge Drexler que es una adaptación que se llama “La edad del cielo”. Después está “Sabelo” que había compuesto para Bajofonfo. Esta es una versión más clásica porque la original es como una base de hip hop.

¿En el vivo se respeta tal cual el disco?

En vivo estamos Javier Casalla en violín, Martín Ferres en bandoneón y Gabriel Casacuberta en contrabajo (todos del colectivo Bajofondo), entonces hay una adaptación de llevar el disco en vivo con la banda si bien también hay piezas que toco solo. Es un show variado donde hay también piezas de mis discos anteriores y de Bajofondo.

Teniendo en cuenta tu trabajo, ¿cuál es la tendencia en el mundo?

Creo que hay una tendencia que tiene una pata fuerte en la música electrónica y también un contacto con la música clásica. Creo que hay una revalorización de tocar en vivo porque antes lo primero era la grabación del disco y todo giraba en torno a eso. También la relevancia del vivo se debe a la crisis de la industria discográfica. Francesco Tristano, Chilly Gonzáles, son algunas figuras de esa escena. Este proyecto (por su obra) está muy bien pensado para ser tocado en vivo.

¿Te cuesta despegarte de la electrónica?

A la hora de hacer música siempre hay intenciones de hacer lo que uno quiere. Pero, sobre todo, uno hace lo que le sale. Cuando hago mis discos no estoy pensando en qué estilo va ser o cómo se va a catalogar. Simplemente hago una música que me guste y que sea mínimamente interesante que se va construyendo en el momento de hacerla. Después, cuando se termina de grabar, se empieza analizar y a entender de qué habla el disco. Mientras vos componés, es un proceso más abstracto que es en gran parte lo que te va saliendo.

Hace dos años que no tocás con Bajofondo. ¿Qué proyectos hay?

Con Bajofondo estamos grabando un nuevo disco después de un descanso de un año y medio. Pienso que va a seguir los pasos de Presente.

¿Cómo fue la devolución de Gustavo Santaolalla?

Gustavo en todos los trabajos es una fuente de consulta constante y referente para cualquiera de nosotros. Tiene mucho que ver en el sentido en que fue él el quien me impulsó a hacer el disco y las partituras del mismo. En principio había comenzado a componer piezas sin pensar en una placa, por eso tiene un rol importante.

Entre el rock y el folclore

Antes de las presentación de Supervielle entrará en escena Barbarita Palacios, una artista “muy interesante” que se ocupa de cruzar “el rock con componentes folclóricos”. “Tenemos la suerte de que nos acompaña en esta gira. Ella hará la apertura y luego se sumará en algunas canciones con la banda”, adelantó Luciano. Palacios, es cantante, compositora y guitarrista argentina que ya fue producida por Gustavo Santaolalla. Por su CD Si va, este año ganó el Premio Gardel a Mejor álbum de folclore alternativo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído