Investigan a un ex policía corrupto por un presunto femicidio en Vista Alegre

Previo a su muerte hubo una discusión de pareja. La escena del crimen parecía la de un suicidio, por eso la fiscalía realiza pericias claves.

Por Guillermo Elia - policiales@lmneuquen.com.ar

La fiscal de homicidios Eugenia Titanti investiga el presunto femicidio de una mujer en Vista Alegre. En la mira está su pareja, un ex policía neuquino que fue desplazado de la fuerza por robos y estafas, y con quien tuvo una discusión previa.

Te puede interesar...

De acuerdo con lo relevado por LMN, la mujer, de 27 años, mantuvo una discusión con el ex policía, de 49. Esto ocurrió ayer a la madrugada, a las 5:30. Tras la discusión, el hombre se retiró de la casa y fue hasta Centenario, dato que ya está comprobado por el cruce de antenas de telefonía celular.

Al regresar a la vivienda, minutos después de las 6, encontró a la mujer tirada en el suelo con un disparo en la cabeza y, a su costado, una pistola 9 milímetros con la numeración limada.

De inmediato el hombre dio aviso al comando y una ambulancia alcanzó a trasladar a la víctima aún con vida hasta el hospital Castro Rendón, donde los profesionales hicieron todo lo posible por estabilizarla, pero la mujer hizo dos paros y falleció a las 13:40.

Perspectiva de género

Si bien la escena parecería ser propia de un suicidio, la fiscalía, aplicando el criterio de intervención con perspectiva de género, avanzó, según lo establece el Código Penal, sobre la figura más crítica que en este caso es el femicidio o femicidio transversal.

Lo cierto es que la fiscal Titanti fue hasta el lugar del hecho con personal de Homicidios y Criminalística de la Policía.

Además de secuestrar el arma e inspeccionar la escena del crimen, se ordenaron una serie de pericias clave, como un barrido electrónico (rodizonato) para establecer si el ex policía o la víctima presentan restos de pólvora en las manos y prendas de vestir. En el caso del hombre, secuestrar algunas prendas para ser analizadas.

Entre otras medidas que se tomaron está el análisis del arma homicida, que como tenía la numeración limada se solicitó además de las pericias de balística, que se investigue si estuvo relacionada con algún otro hecho delictivo.

También se averigua si existen denuncias de violencia de género o domésticas en el ámbito policial y judicial.

Asimismo, por una cuestión de protocolo, se indaga en el entorno de la pareja si existían comentarios o alertas sobre maltrato.

Por ahora, la fiscalía investiga la muerte de la joven como un presunto femicidio y lo acompaña con las medidas del caso.

Esto es lo que se estipula en estos crímenes, que se avance sobre el peor escenario más gravoso para tomar las medidas respectivas y así analizar todas las evidencias que se puedan recolectar. Dado el caso que se confirme el suicidio, se repliega la figura legal.

La mató a golpes y luego se ahorcó

El primer femicidio del año ocurrió el 27 de enero en Tricao Malal, en el norte neuquino. Un hombre de 36 años asesinó a golpes en la cabeza, con una piedra, a su pareja de 29 años y luego se mató, colgándose del puente del arroyo Aquihueco, a unos 30 kilómetros de Chos Malal sobre la Ruta Provincial 41.

La víctima, Celeste Saavedra, estaba semienterrada a la vera del arroyo y tapada con unas ramas. La mujer ya había denunciado amenazas y tenía una restricción de acercamiento.

Se trabajó respetando el distanciamiento

En el marco de la pandemia por el COVID-19, tanto la fiscal como los peritos de Criminalística y los investigadores trabajaron tratando de respetar las medidas aconsejadas por las autoridades de salud para evitar la propagación del virus letal.

"Se tomaron todos los resguardos del caso, pero imaginen que en una escena del crimen uno se encuentra con personas que no sabe dónde estuvieron o si tienen o no síntomas", explicó Eugenina Titanti, que aprovechó pedir conciencia ciudadana y pidió: "Quédense en sus casas que hoy es lo más seguro".

Adaptan la atención para las víctimas de violencia

Entre las medidas preventivas con las que se intenta paliar el avance de la pandemia del coronavirus en Argentina, muchos ámbitos de la Justicia han optado por otorgar licencias a sus empleados por el plazo que dure la cuarentena y otros se han visto obligados a reducir su actividad al mínimo, como los encargados de asistir a víctimas de violencia de género.

Desde las Oficinas de Violencia del Poder Judicial de la provincia del Neuquén, la atención es algo que no puede faltar. Los escenarios de violencia a los que se encuentran expuestos algunos niños y mujeres no se esfuman frente a la amenaza de la pandemia, y es necesario poder intervenir en las situaciones que lo requieran.

Juan Pablo Durán, director de las Oficinas de Violencia, explicó a LM Neuquén que las restricciones “se fueron ajustando de manera paulatina”. “Primero se buscó adecuar las medidas sanitarias según las recomendaciones brindadas desde el gobierno nacional y provincial, y se procuró contar con la menor transitabilidad, concurrencia y permanencia del público y el personal en los establecimientos”, detalló.

Actualmente, cada unidad de atención cuenta con asistencia telefónica en un horario acotado y se ha adaptado la recepción de denuncias de manera telefónica, algo sin precedente.

“Normalmente, en los espacios donde atendemos a estas personas intervienen muchos equipos que participan del proceso. Conlleva una presencia muy frecuente y permanencia en los establecimientos”, sostuvo Durán acerca de la modalidad usual que, en este momento, resulta inviable frente al riesgo de contagio y propagación del COVID-19.

“En promedio estamos recibiendo entre 40 y 50 llamadas dentro del horario de atención de mañana, pero se corresponde con la demanda presencial que se da usualmente. El aumento de las llamadas, por el momento, solo se debe a que es el único canal con el que nos estamos manejando”, destacó Durán.

A su vez, explicó que aquellas intervenciones que requieran de la atención o reubicación de víctimas de violencia seguirán implementándose de igual manera que hasta el momento, en trabajo conjunto con el personal de la línea 148.

Teléfonos clave para dar aviso

Las víctimas de violencia de género podrán llamar a los siguientes teléfonos para solicitar asistencia.

De lunes a viernes, de 8 a 14, podrán comunicarse con la Oficina de Violencia, Unidad de Atención Zona Este al 5492995790676, y también pueden llamar a la misma unidad que está en el Oeste al 5492994762948

Además, cuentan con el 148, que es un línea gratuita provincial, o el 144, que es la línea gratuita nacional.

148-provincial.jpg

LEÉ MÁS

Violencia de género: adaptan atención a víctimas para cuidarlas

En libertad condicional, robó una casa pero dejó sus huellas

Un muerto en Valentina Sur: investigan ajuste de cuentas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído