El clima en Neuquén

icon
26° Temp
31% Hum
La Mañana femicidio

La instigadora celebró en Facebook el femicidio de Agostina

La fiscalía afirmó que el mismo día en que fue cometido el femicidio de Agostina Gisfman, la acusada como instigadora (esposa del femicida) marcó su reconciliación con su marido en su perfil de la red social.

La investigación por el femicidio de la joven cipoleña de 22 años, Agostina Gisfman, sumó un nuevo tétrico capítulo a su trama, con la adhesión de otros tres acusados, entre los cuales se distinguió a la esposa del presunto femicida como instigadora del crimen. Es que la noticia del femicidio, motivó la inmediata reconciliación de la instigadora con su marido, situación sentimental que quedó registrada en el perfil público de Facebook de la mujer. Esta es parte de la evidencia presentada por la fiscalía que la complica.

Este jueves, la fiscal del caso María Eugenia Titanti amplió la teoría inicial respecto del hecho cometido contra la joven cipoleña, afirmando que todo partió del deseo de venganza de Ana María Perales, esposa de Juan Carlos Monsalve, acusado como autor del femicidio ocurrido el pasado viernes 14 de mayo.

Te puede interesar...

Primero, Titanti recordó que la víctima había conocido al hombre gracias a Gustavo Chianese (acusado como partícipe necesario), quien los presentó a pedido de Monsalve, que buscaba alguna mujer que ofreciera servicios sexuales. En ese contexto, la joven se encontró con el hombre en al menos una oportunidad.

"Producto de uno de los encuentros, Monsalve tuvo un conflicto matrimonial con Perales, su esposa, quien advirtió la publicación de fotografías que se había tomado Gisfman con su esposo. A partir de ello, Perales comenzó a exigirle a Juan Carlos Monsalve que le diera muerte a Gisfman, advirtiéndole que si no cumplía con ello, no retomarían la relación de pareja.

Así, hacia el 11 de mayo y dado que Monsalve no cumplía con esta exigencia, Perales abandonó la vivienda en la que convivía junto con su esposo y su hijo menor de edad y se dirigió a la ciudad de San Javier (donde el hombre fue ubicado luego del femicidio). Esto motivó que Monsalve intensificara la organización para cumplir con el plan de darle muerte a Agostina, tal como se lo exigía Perales", relató la fiscal del caso.

De acuerdo a las pericias informáticas realizadas por los investigadores, el 10 de mayo Monsalve se puso en contacto con Chianese a través de mensajes de texto para pedirle ayuda para localizar a la víctima, adjuntando además capturas de las fotos publicadas que habían terminado por exponer su infidelidad, supuestamente tomadas en abril durante un encuentro entre ambos en un hotel alojamiento.

centenario homicidio meseta (1).jpg

Finalmente, la tarde del 14, Chianese le informó al presunto femicida: "Te tengo buenas noticias, la encontramos, sabemos todo, solo hay que esperar, buscar el momento justo. El tema está en si vas a hacer vos el trabajo o yo con la gente que me está ayudando".

El propio Chianese, al declarar en calidad de testigo previo a ser formalmente acusado como partícipe, colaboró con la investigación en un intento por desligarse del femicidio e informó a la fiscalía que se había encontrado con Monsalve y su esposa, quien tras enterarse de la infidelidad de su marido, le indicó que debía generarle un daño a Agostina Gisfman "como prueba de su amor". También detalló que sabía que Monsalve había contado con colaboración para cometer el hecho.

La noche del crimen y aparentemente tras "tomar conocimiento de que Monsalve había cumplido con la exigencia de darle muerte a Gisfman, Ana María Perales modificó su situación sentimental en su perfil de Facebook, indicando que se encontraba "en una relación", es decir, que se había reconciliado con quien previamente había indicado que estaba separada", estableció la fiscal Titanti.

La acusada también publicó en su perfil esa noche una serie de fotos festejando con bebidas alcohólicas, algo que sus contactos le recriminaron por estar festejando la muerte de la joven.

Por último, otra de las evidencias consideradas incriminatorias fue una conversación entre la presunta instigadora y su cuñada, hermana de Monsalve, quien le aseguró que "sabía todo" y le recriminó el ultimátum que determinó el femicidio y llevó a su hermano tras las rejas. En lugar de negarlo, Perales aseguró en sus contestaciones: "No tengo miedo a estar encerrada, no le tengo miedo a nadie".

Claudio Enzo Monsalve (sobrino de Juan Carlos) y Julio Maximiliano Zapata también se sumaron a la causa como coautores del atroz femicidio, por la evidencia que los coloca en la escena. Los tres quedaron bajo prisión preventiva ante los riesgos de fuga y entorpecimiento, según lo dispuso el juez Gustavo Ravizzoli por pedido de los acusadores.

SFP Audiencia por femicidio en Centenario (5).JPG

148-provincial.jpg

Lo más leído