La suspensión de clases por la pandemia del Coronavirus generó una innumerable cantidad de inconvenientes para que los alumnos de diferentes niveles puedan continuar trabajando contenidos. Uno de ellos es que, en la provincia, un 33 por ciento de hogares con chicos en edad escolar no tiene acceso a internet, no sólo en ámbitos rurales sino también en las ciudades. Además, para quienes sí poseen conexión y pueden encontrarse con el material enviado por los docentes a través de diferentes plataformas, el problema reside en la devolución de las consignas asignadas.

Te puede interesar...

En el medio, padres y madres hacen lo que pueden para ayudar en este proceso pero la situación es muy compleja.

Nada reemplaza el intercambio entre docentes y alumnos en clase y sobre este tema está trabajando el Ministerio de Educación de la provincia con el de la Nación. “El desafío es que a partir de ahora los docentes se revinculen con los estudiantes, que no se pierda esto que es esencial. Si lo logramos la escuela seguirá viva”, explicó en diálogo con este diario la ministra Cristina Storioni. “Respecto a las familias, lo que buscamos es que no sientan como una carga lo que se envía de las escuelas sino que su aporte sea de una forma colaborativa”, advirtió la funcionaria provincial.

¿Cómo se intentará lograr esto? Para el espectro de alumnos que tiene acceso a los diferentes espacios pedagógicos virtuales con los que hoy cuenta el Ministerio de Educación, la mecánica será agregar funciones y ordenar un dispositivo que está operativo y que se llama Lazos.

Esto posibilita un ida y vuelta con los docentes, del mismo modo que la incorporación de otras herramientas de educación virtual como Zoom y Classroom, aunque están orientadas más a los adolescentes secundarios que a los alumnos de los niveles inicial y primario.

Cuadernos

En medio de la problemática por la ausencia de clases se sumaron nuevos espacios pedagógicos a la web de la provincia Aprendizaje 2.0. A matemática, lengua, ciencias sociales y naturales, se incluyó educación física y un programa para las escuelas especiales.

Para quienes no tienen conectividad, el Ministerio de Educación de la provincia implementará un cuaderno de actividades jurisdiccional con los docentes que será distribuido a los alumnos de todos los niveles, más otro que imprimió la Nación y que llegará esta semana a la provincia.

“Y en la ruralidad ya se hizo una primera entrega de cuadernos con los módulos de alimentos y ahora lo que se tratará de hacer es recoger la actividad para que los docentes puedan realizar una devolución de ese material”, infirmó Storioni.

Por otra parte, tanto para aquellos alumnos con acceso a internet como para los que no lo tienen, las provincias coordinaron con Nación la introducción de contenidos en la Televisión Pública y el canal Encuentro para la transmisión de 12 horas con conductores y docentes de todas las materias, incluidas aquellas correspondientes a las escuelas técnicas.

“Todo el tiempo estamos interactuando con el Ministerio de Educación de la Nación para ordenar todo este trabajo. Una propuesta que tomaron de nosotros es que nos reunamos por regiones, ya que las realidades son distintas y, en el caso de Patagonia, ya nos reunimos para poder compartir experiencias similares”, explicó la ministra neuquina.

Nena-estudia-imagen-genérica-2.jpg

Poco uso de PC y más de celulares

Las estadísticas disponibles sobre el uso de la tecnología dan cuenta de que apenas la mitad de los chicos en edad escolar maneja alguna computadora con frecuencia. Por lejos, el dispositivo más popular entre los pequeños y adolescentes es el celular.

El último sondeo de fines de 2018 develó que, entre los niños de 4 a 12 años, menos de un 40 por ciento está habituado a la computadora.

En la franja de los 13 a los 17, la cifra trepa al 60 por ciento. En cambio, ocho de cada diez menores navega en internet desde algún celular con frecuencia.

Eso implica que no tienen problemas con el manejo de las herramientas informáticas pero necesitarán ayuda de sus padres para acostumbrarse al uso del teclado y la pantalla de la computadora.

Según los datos de la Cámara Argentina de Internet (Cabase), el 64,1 por ciento de los neuquinos tiene una conexión fija en su casa, es decir que contrató algún servicio para navegar desde una computadora, notebook o tablet. Eso significa que, en el caso de un encierro prolongado por la pandemia, dos de cada tres personas podrán vincularse con el mundo exterior a través de una pantalla y estudiar o trabajar a distancia sin problemas.

Los inconvenientes se dan con el resto. Por eso la utilización de cuadernillos que decidió implementar el Ministerio de Educación de la provincia para llegar a aquelos alumnos que no cuentan con la posibidad de acceder a ninún tipo de herramienta informática.

LEÉ MÁS

El drama de una pareja neuquina varada en Canadá, con ahorros al límite

Neuquén tiene el índice más alto de "home office" del país

Aumentaron el consumo de agua y el vertido cloacal

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído